Tras la situación que se vive en Cataluña el partido fue calificado como de alto riesgo

Barcelona.- La situación político-social que vive Cataluña ha hecho que el clásico entre Barcelona y Real Madrid se haya convertido en un partido de alto riesgo, por ello LaLiga ha pedido al comité de competición de la federación española de futbol que invierta el orden de los partidos y la primera vuelta sea en el Santiago Bernabéu.

La sentencia del 14 de octubre en el juicio del procés a los líderes del proceso independentista catalán, con penas hasta de 13 años por el Tribunal Supremo, ha causado protestas y disturbios en Cataluña durante los últimos días y está pactada otra manifestación para el sábado 26 de octubre.

Ese mismo día es cuando está agendado el juego entre el Barcelona y Real Madrid, el primero de los blaugranas como local tras la sentencia. Por ello, LaLiga busca un cambio de escenario, según la información del diario As de España.

El mismo medio asegura que el Madrid no acepta el cambio de sede y estaría dispuesto a que el partido fuera aplazado, siempre y cuando la primera vuelta fuera disputada en el Nou Camp.

Comentarios