Madrid.- La capital de España se tiñó de amarillo. El color que enarbolaron en un ambiente reivindicativo y de protesta más de 18 mil manifestantes que se congregaron en el centro de la ciudad para reclamar el “derecho a decidir” y para denunciar que “la autodeterminación no es delito”. El independentismo catalán convocó a sus bases y una parte de la izquierda madrileña para denunciar la “persecución política” que a su juicio se ejerce sobre el soberanismo y para criticar la “escasa cultura democrática” del Estado español.

Desde Cataluña, el País Vasco, Galicia, Asturias, Valencia y Andalucía, se movilizaron miles de personas para la manifestación en el centro de Madrid. Se calcula que más de 500 autobuses y 15 trenes de alta velocidad fueron fletados y pagados por las organizaciones convocantes, las independentistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.

Prácticamente todo el gobierno catalán y los principales dirigentes de los partidos políticos que pugnan por la secesión acudieron al llamado de la marcha, que pretendía sobre todo denunciar el juicio que se realiza en el Tribunal Supremo (TS) contra 12 líderes independentistas que diseñaron y llevaron a cabo la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017.

Las organizaciones convocantes esperaban reunir al menos 50 mil personas, pero según la Policía madrileña y la mayoría de los cálculos hechos por los medios de comunicación, a la manifestaciones solo acudieron más de 18 mil, contando a los más de 12 mil que llegaron desde Cataluña y del resto de regiones del país.

Bajo el lema “La autodeterminación no es delito. Democracia es decidir”, las miles de personas marcharon en un ambiente reivindicativo, en el que gritaron insistentemente que habían acudido a Madrid “a despedirnos” y en el que también se lanzaron duras recriminaciones contra los jueces del TS que están llevando a cabo el proceso judicial contra sus dirigentes, a los que acusan de los delitos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia.

A la concentración también se sumaron representantes del partido de la izquierda separatista vasca EH Bildu, de los gallegos del Bloque Nacionalista Galego (BNG), así como asociaciones como Madrileños por el Derecho a Decidir, Izquierda Castellana, Gure Esku Dago, Altsasu Gurasoak o el Sindicato Andaluz de Trabajadores, entre otras.

Comentarios