Margarita Michelena: poeta y periodista

181
Margarita Michelena

EL LIBRO DE LA SEMANA

EVARISTO LUVIÁN TORRES Consejero editorial

Cuánta sinceridad bordan las palabras que dijo Margarita Michelena durante una entrevista: “Mi verdadera biografía está en mis versos”. El libro Margarita Michelena: poeta y periodista, que este año edita la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), recupera esa poesía y ese periodismo que hicieron visible la creatividad y la pasión de esa mujer, que la profesora investigadora Elvira Hernández Carballido buscó en documentos y hemerotecas, en la voz de quienes la conocieron, en cada poema y en cada columna que Michelena firmó. Y la encontró en esos escenarios y en otros más. En efecto, Margarita fue hija, esposa y madre. La poesía fue su inspiración y el periodismo su vocación.

ue guionista de radio, locutora y, además, era delgada, hiperactiva, dueña de una memoria y una cultura extraordinarias, ávida siempre de conocimiento. Intelectual por una parte y, por otra, totalmente femenina: leía a Unamuno y tejía suéteres divinos; escribía sonetos quevedianos y preparaba un bacalao extraordinario… y bordaba en petit-point.

ella nada se le dificultaba, con excepción de conducir autos y cambiar pilas. Una de las voces que recupera en toda su esencia a Margarita es la de su hija Andrea Cataño, quien a lo largo del primer capítulo del libro se deja escuchar con verdadera emoción, leal al recuerdo de su madre. Al evocar la forma de ser madre, la figura de Michelena puede palparse, sentirse y emocionar. Así, nos comparte que la poeta fue una niña inteligente y curiosa, que estaba convencida de estudiar en la universidad aunque su padre, educado en una sociedad patriarcal, lo creyera absurdo e imposible.

argarita Michelena escribía desde un cuarto propio ese mapa literario que la motivó a estudiar en la Ciudad de México, en la Facultad de Filosofía y Letras. Una moderna nación mexicana renacía luego de una revolución interrumpida y fue testigo de la vocación de Margarita Michelena. En la narración se cita el trabajo más importante que había recuperado hasta la fecha una biografía completa de la poeta hidalguense, se trata del ensayo que escribió Aidée Chapa Cervantes, joven periodista también nacida en Hidalgo.

En Margarita de los vientos, la autora hace una certera y contundente advertencia: la obra de Margarita Michelena no puede encasillarse en la denominada poesía femenina, pues sus poemas son ontológicos, dedicados a la esencia humana, al ser humano sensible sin que medien diferencias sexuales o de género; a la persona sensible, a la gente de corazón, a esa alma enamorada y a esa sombra desconfiada. Michelena no escribía versitos de amor, ella misma se definía como una poeta del ser.

La autonomía universitaria
permite al profesorado de la UAEH realizar investigaciones que contribuyen al desarrollo nacional, estatal y regional de los sectores, tanto público como privado

Pensar libremente e investigar en una universidad autónoma y publicar, es un atributo del ejercicio de la autonomía constitucional y que se ejerce por quien en el desarrollo de su perfil académico compromete su conocimiento para difundir trabajos desarrollados en el aula universitaria. Es así como Elvira Hernández Carballido sigue abordando las líneas de investigación que se sustentan cuando la institución es capaz de propiciar sin cortapisas el encuentro de las ideas que se traducen, en este caso, en una producción editorial.

En la universidad, quienes se dedican a la investigación generan de manera permanente productos académicos que solo se logran en la UAEH si esta se mantiene libre de cualquier intromisión. Tal es así que la reciente resolución dictada por la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que es inconstitucional el decreto 228 emitido por el Congreso local, que reformó, entre otras disposiciones, la Ley Orgánica de la Autónoma de Hidalgo, violentando la fracción séptima del artículo tercero de la Constitución, que consagra el concepto de autonomía de las universidades públicas a las que la ley les otorga esta garantía constitucional, al pretender introducir al seno de la autonomía un órgano de control. Mientras no exista pretensión malsana de personajes que busquen intervenir en la vida interna de la máxima casa de estudios de la entidad, existirá respeto.

Bastará observar los artículos periodísticos que en esta semana publicaron diversas plumas que dieron cuenta de lo ocurrido hace 50 años, ese 2 de octubre que no se olvida, en el que fueron masacrados profesores y estudiantes universitarios y politécnicos que buscaron las libertades que hoy gozamos. El espíritu del movimiento estudiantil sigue vigente, porque vigente es el sentir, pensar y actuar de los académicos, trabajadores y estudiantes de la UAEH, quienes libraron una batalla jurídica por hacer valer la autonomía universitaria que fue confirmada por el Poder Judicial federal, la SCJN. ¡La autonomía no se toca!

Leer y saber leer es lo único que nos puede llevar a ser mejores como individuos y como sociedad.

Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

Comentarios