Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

La reina de Escocia, María Estuardo, madre del primer monarca que gobernó a los reinos unidos, Escocia e Inglaterra, se convirtió en objeto del deseo no solo para los creadores o fanáticos de biopic en cine, sino para los seguidores de la ficción fantástica. Es el caso de “Reign”, una serie de cuatro temporadas producida por Warner Bros Television y hoy disponible en la plataforma de Netflix.
La historia antigua aquí intenta conectar con un público distinto a su nicho, “Reign” o “El Reino” está abierta al escrutinio de los más familiarizados con la vida y obra de la gran Mary, los tantos matrimonios a los que tuvo que ceñirse desde niña y su destino en la guillotina, pero también funciona como cualquier ficción dramática que podría agradar a los que la ignoran, incluso, despertar el interés para profundizar en su complejidad.
En momentos, María Estuardo, interpretada por la joven australiana Adelaide Kane, con sus bellas cortesanas, parece lejos del desenvolvimiento de su siglo XVI, incluso llega a verse como una adolescente con la chispa de nuestro tiempo. De eso se encargan sus creadores, Stephanie SenGupta y Laurie McCarthy: conceder a sus personajes un aire de actualidad para hacerlos más cercanos e identificables con cualquiera que los mire.
El sentido de la estética es un elemento fundamental, y es que al tratarse de un mundo de reyes y princesas el escenario no debe fallarle al ideal, de ahí el cuidado no solo en los hermosos rostros y los torneados y atléticos cuerpos de sus protagonistas, cada uno cumple la doble función de encarnar a una trayectoria preponderante en la historia de la vieja Europa y de dibujar para el público un modelo aspiracional.
La aparición del profeta Nostradamus en buena parte de los episodios permite situar a este popular personaje en un momento clave de la historia francesa y colocarlo en un nuevo mito que aporta a la serie su carácter misterioso y fantástico, reivindica los temores metafísicos de la época y los monstruos que acechaban el bosque donde jugaban los príncipes.
Las profecías de Nostradamus, quien también juega a ser el médico general y médico del alma en la Corte, nada tienen que ver con el fin de los tiempos o con el futuro del mundo político, son ajustados en esta adaptación con los asuntos de los nobles ahí dibujados, asuntos o momentos que más allá de si fueron profetizados, ocurrieron y están en los libros de historia.
Mención particular merece la actriz Megan Follows, que arma el juego de la reina consorte y regente de Francia, Catalina de Médici, el nombre que te llevará por un universo de contrastes entre el bien y el mal hasta sus consecuencias últimas.
Vea, “Reign”.

@lejandroGALINDO

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios