Es una dama distinguida, alta, delgada; el pelo entre blancos intensos y algunas sombras de color oscuro

Pachuca.- Una dama distinguida, alta, delgada, el pelo entre blancos intensos y algunas sombras de color oscuro, Maricela Uribe Mora expresa con una contagiosa simpatía: “Me gustaba la declamación, ahora la reclamación”.

Pachuqueña, cita de toda su vida, con agradables recuerdos de la calle Guerrero, en donde su padre José Uribe Olvera tuvo una perfumería, denominada Colombia, por 70 años. La cerraron hace seis años.

“Ayudaba en contabilidad, con nosotros en solidario apoyo; mi madre, Esther Mora Martínez.

“Fuimos nueve hermanos; hoy, ocho: siete mujeres y dos hombres, de ellos cinco egresados de la universidad: dos trabajadoras sociales, dos contadoras y un licenciado en derecho.”

Fue directora de trabajo social y enfatiza que siempre recibió del licenciado Gerardo Sosa Castelán un solidario apoyo.

“Él se distinguía, en particular por su liderazgo académico. Se le exponían proyectos sustentados, valederos. Preguntaba de los alcances y de lo que servirían para los estudiantes y, en general, para la universidad. Y al final, convencido, apuntaba: ‘Me parece bien; vamos a implementarlos, están fundamentados, viables’.

“De ahí surgieron trabajos de investigación y bibliográficos; perspectivas del campus de trabajo social, funciones laborales y, muy al interior de la UAEH (Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo), la celebración del Día del Trabajador Social, el 21 de agosto.”

Por eso maneja con soltura la palabra autonomía, instalándola en el contexto de la universidad: “Es la facultad consagrada por la ley de autorregularse; debe ser respetada por cualquier gobierno”.

Los buenos tiempos

“Hoy vivo en la Rojo Gómez, pero esos días tan significativos para mí no los olvido, siguen muy presentes.”

Estudió la primaria en la escuela Justo Sierra. “Recuerdo a Trinidad Labra, excelente maestra”.

Secundaria en un plantel que fue parteaguas: Colegio Hijas de Allende.

Se le llamaba de nivel técnico y después cambió a nivel medio superior terminal, ahora licenciatura. Fue de la generación 1964-1966.

“Nuestro padrino de generación fue Augusto Ponce Coronado, entonces oficial mayor en la Secretaría de Gobernación; espléndido orador.

“Conservo mi anillo de graduación”, acota.

Estuvo un año en la Preparatoria uno, en donde fue condiscípula de Prisciliano Gutiérrez, “mi amigo y compañero”.

Ahí conoció a Ernesto Cruz, maestro de desarrollo comunitario. “Algún día, en camino a la Preparatoria tres, el maestro Cruz me empezó a declamar el poema En paz, y terminó inquiriendo: ‘¿Todavía sigues declamando?’ Le dije que sí. Era la verdad. De hecho, escribí alrededor de 20 poemas”.

Posteriormente, ingresó a trabajo social en la UAEH. “Me decidí porque en mis entornos advertía mucha injusticia, insalubridad, pobreza”.

Maricela Uribe Mora,UAEH

Su primer trabajo

“Mi primer trabajo fue en el hospital psiquiátrico Doctor Fernando Ocaranza; estuve algo así como ocho años. Nunca en pabellón con pacientes; trataba con familiares.

“Y busqué nuevos horizontes y me acordé de mi escuela. Fui a ver a Estelita Quiroz, quien había sido mi compañera. En un desfile de 20 de noviembre íbamos las dos al frente con el banderín de la escuela.

“Y le manifesté: ‘Estelita, quiero trabajar en la universidad, si me das la oportunidad’. Una gran persona, me contestó que adelante.

“Ingresé como docente por asignatura, impartiendo lógica. Mi nombramiento lo firmó el licenciado Jesús Ángeles Contreras, quien era el rector de nuestra casa de estudios. Fue en marzo de 1975. En mayo de 1981 me designaron académica de medio tiempo.”

Rindió protesta en 1990

“Posteriormente, directora de la biblioteca, promotora de investigación y directora de la Escuela de Trabajo Social, 1990-1994, con la aprobación del Honorable Consejo Universitario.

“El rector ya era el licenciado Juan Manuel Menes Llaguno, quien me tomó la protesta, si no mal recuerdo el 17 de mayo… mayo de 1990.

“Fue una grata experiencia, gratificante, positiva, que me permitió servir a mi universidad y a mi estado. Conocí a Evaristo Luvián, quien conoce principios, orígenes de la UAEH, desde hace 150 años, aunque esto no signifique, dice sonriendo que sean los de su edad y, además, está muy bien conservado.”

No omite aludir a otro de sus amigos: Juan Manuel Camacho Bertrán, quien también fuera rector del plantel.

Le asignaron otras comisiones. Fue subdirectora de intercambio académico de junio de 1994 a enero 1997, sin excluirse que en sus labores de docente estuvo justamente desde 1975 al 25 de mayo de 2006, cuando se jubiló.

Eso le permite señalar, convencida porque lo vivió: la UAEH cambió mucho.

“Mi universidad no es la misma. Hay un mundo de diferencia en el que yo me desenvolví y al que veo ahora. Tan solo mirar lo que es ya su impresionante infraestructura; los largos pasos en favor de otorgar más opciones a nuevos estudiantes y el estar ubicada entre las mejores cinco de la República.

“Redundo, sostengo, hay un gran constructor de todo esto, es Gerardo Sosa Castelán, hoy presidente del Patronato Universitario, a quien he llegado a saludar con el mismo afecto y respeto de aquellos, mis inolvidables años.”

Con su esposo, felicidad

Lamenta que quedó viuda hace 20 años; su esposo Raúl Tovar Tapia, cita, “me regaló mucho tiempo de felicidad”.

Se le identificaba por su gusto por la charrería. Fue sargento en el Ejército.

“Tuvimos dos hijos: uno médico otorrinolaringólogo, Raúl Tovar, y Adrián Tovar, psicólogo; son sobrinos del también doctor Alfredo Tovar.

“Al jubilarme extrañé la cátedra. A la UAEH le debo, entre otras cosas, cuando se terminó para mí trabajo social, no sabía escribir en el tono cuidadoso, pulcro y hasta de mis gustos por la poesía. Y me puse a estudiar todo lo alcanzable para poder comunicarme con los lectores y, junto con eso, la atención a mis hijos y a mi nieta, Susana Mirave Tovar Luzamilla.

Maricela Uribe Mora,UAEH

Mi universidad no es la misma. Hay un mundo de diferencia en el que yo me desenvolví y al que veo ahora. Tan solo mirar lo que es ya su impresionante infraestructura

Comentarios