El corte epidemiológico dado a conocer ayer por la Secretaría de Salud reportó 25 nuevos fallecimientos en Hidalgo a consecuencia del coronavirus, cifra record para la entidad desde que inició la emergencia sanitaria. Sin embargo, por otro lado, los números comienzan a cobrar cierta dosis de realidad conforme a lo pronosticado en recientes días por autoridades sanitarias. Y es que el estado se encuentra en la ebullición de la pandemia. Prácticamente el 76 por ciento de la geografía hidalguense, 64 municipios en total, tienen al menos un caso del patógeno que ayer dejó la mayor cifra de fallecimientos. La lógica apunta a que la mayoría de los contagios-decesos ocurren en ciudades con alta densidad poblacional. Sin embargo, llama la atención el caso de Tezontepec, con 53 mil habitantes y 14 fallecidos por Covid-19. Si se compara con las más de 277 mil personas que viven en Pachuca y 41 defunciones. La diferencia no es tan abismal pese a que la capital tiene casi cinco veces más habitantes. Tezontepec supera incluso en cantidad de decesos a Mineral de la Reforma (10 muertes), que hasta 2015 tenía poco más de 150 mil habitantes, tres veces más densidad poblacional. Aquí cobra especial relevancia la opinión del epidemiólogo de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo Juan Francisco Martínez, quien afirma que la gente no ha seguido las recomendaciones y continuaba, hasta hace unos días, sin reducir la movilidad. Esto ocurre particularmente en el interior del estado, donde la despreocupación en los municipios es evidente. En ese sentido, durante la conferencia de prensa de la Secretaría de Salud en la que expone la actualización del coronavirus (Covid-19), se presentó el Informe de Movilidad en el cual Hidalgo se colocó entre las seis entidades que redujo un punto porcentual en dicho rubro. Y es que a pesar del antagonismo generado, el programa Hoy no circula parece haber generado el efecto deseado. Si se continúa con la tendencia de bajar la movilidad, seguramente la curva epidémica también se aplanará. Sin embargo, si bien los municipios gozan de cabal soberanía, el alcalde de Tula Gadoth Tapia Benítez parece haber desafiado al jefe del Ejecutivo estatal, pues autorizó la reapertura escalonada de comercios del centro de esa ciudad a partir del primero de junio. La medida obligaría a otros ayuntamientos a hacer lo propio si el comercio organizado se lo propone. Es ahí donde, como dijo el gobernador Omar Fayad, los esfuerzos que ha hecho su administración por contener la ola de contagios no habrán servido de nada. De filón. La lucha anticorrupción que enarbola la 4T provocó que rodara la cabeza de la encargada del despacho del IMSS en Hidalgo. La doctora Claudia Díaz Pérez deberá ir a la silla de los acusados para rendir cuentas por la compra fallida de 20 ventiladores al hijo de Bartlett.

Comentarios