Ayer fue día de números en el Congreso local. La Auditoría Superior de Hidalgo (ASEH) entregó la cuenta pública 2015 en donde observó 820 millones de pesos cuyo destino está en duda. Ese total pertenece al ejercicio de recursos públicos erogados por instituciones de los tres poderes, de municipios, y de organismos autónomos y paraestatales. Entre los tres poderes: el Ejecutivo, Legislativo y Judicial concentran más de la mitad de observaciones que los funcionarios deberán solventar en un plazo máximo de 30 días, según explicó el auditor Rodolfo Picazo Molina. Hay mucho de qué hablar sobre la cascada de cifras que ofreció Picazo, pero en esta edición quisimos destacar el caso de Mineral de la Reforma cuya cuenta 2015 es responsabilidad del exalcalde, el priista Filiberto Hernández Monzalvo. Si bien no es noticia la falta de pulcritud (por decirlo de alguna manera) de la administración de Filiberto, sí es novedad la cantidad de dinero que está en entredicho: 56.5 millones de pesos solo de 2015. Entre las observaciones la ASEH encontró 2.9 millones por concepto de obra facturada, pagada pero no ejecutada; 20.4 millones por desviación de recursos de otras fuentes de financiamiento para cubrir incrementos no considerados; 12.6 millones por pagos duplicados, improcedentes o en exceso y 9.7 millones de pesos que carecen de documentación justificativa respecto a su destino, además de un saldo por liquidar (deuda) de 11.5 millones de pesos. Ah, y también, Picazo dijo que Filiberto tiene pendiente por comprobar 3 millones de pesos de la cuenta pública 2014. En resumen, la administración de Hernández es un ejemplo de lo que no debe hacerse aunque nadie puede asegurar que no siga ocurriendo en el futuro. ¿Qué tiene que pasar para ya no tener Filibertos en la administración pública? Que haya castigo, que esto no quede impune. Veremos en un mes qué ocurre con estos 56.5 millones de pesos observados y, por supuesto, con el global de 820 millones. De filón. Los coordinadores de las bancadas del PRD y PAN, Margarita Ramos Villeda y Cipriano Charrez, están en la lista de expresidentes municipales con observaciones. Son los primeros que deben cumplir.

Comentarios