Más allá de la CNTE

927
Moisés Sánchez Limón

Desde el licenciado Andrés Manuel López Obrador y hasta los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), por supuesto sin soslayar a la pléyade legislativa de Morena en la Cámara de Diputados y los morenistas que hay en el Senado, ninguno ha hecho una propuesta formal, sustentada y documentada de contrarreforma educativa.
Todo se va en mentarle la madre al gobierno, demandar la renuncia de Aurelio Nuño y de Miguel Ángel Osorio Chong, incluso de los gobernadores de Oaxaca y de Chiapas, Gabino Cué y Manuel Velasco, acusar que son infiltrados los que aprovechan sus movilizaciones para vandalizar y saquear impunemente comercios.
¡Ah!, y hasta presumen que, el domingo último, miles y miles de morenos marcharon con el licenciado López a la cabeza, en apoyo de la CNTE y en demanda de la liberación de los dirigentes acusados de lavado de dinero. Pero…
En el largo tiempo que llevan en movilizaciones, plantones, actos de vandalismo, ataques a las vías generales de comunicación y, en fin, en esa tarea de aparecer víctimas del malvado gobierno, cuya fuerza pública solo responde cuando los plomazos les pegan o las bombas molotov se estrellan en sus escudos, no han hecho una sola propuesta que enmiende o supla a la reforma educativa que tanto prurito les provoca.
¿Llevaron una contrarreforma educativa a las pláticas dizque negociadoras con el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong?
¿Entregaron en la oficina de Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública una iniciativa de reforma educativa? ¿Llevaron algún documento con una propuesta de contrarreforma a la oficina del presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados Jesús Zambrano? No.
No porque no les interesa, o de plano carecen de conocimientos para ello, e incluso no se atreven a pedir la asesoría de los diputados federales de Morena, porque estos igualmente no saben o no quieren abonar a la civilidad legislativa.
Pero, vaya, bien harían en buscar al joven diputado federal perredista Victoriano Wences Real, secretario de la comisión de asuntos indígenas de la Cámara baja, quien ya fue presidente municipal de Tlapa de Comonfort, Guerrero, y exdiputado local en el Congreso guerrerense, y sin protagonismos trabaja junto con colegas suyos en el palacio legislativo de San Lázaro, en una iniciativa para generar, por ley, el Sistema Nacional de Becas para Estudiantes Indígenas.
El objetivo de dicho sistema, es apoyar a estos estudiantes indígenas para que concluyan sus estudios desde el nivel básico hasta el universitario, amén generar un banco de datos del total de los estudiantes indígenas.
De acuerdo con información de la comisión de educación pública y servicios educativos de la Cámara de Diputados, los grupos originarios del país son de los más rezagados, debido a pronunciadas desigualdades que enfrentan, además de que los esfuerzos que han hecho diversos gobiernos para ayudarles no han tenido resultados destacados.
Wences Real, secretario de dicha comisión de asuntos indígenas, explicó que esta población en México está conformada por 15 millones de personas, distribuidas en 871 de los dos mil 443 municipios del país, según la última encuesta del Inegi, pero el acceso a la educación superior es inequitativa cuando se compara a las zonas urbanas con las rurales pese a que estas últimas es donde se asienta la mayoría de los indígenas, pues solo 3 por ciento de los jóvenes que vive en poblaciones apartadas, puede aspirar a ingresar a la universidad.
Con la ley que se propone se crea el Sistema Nacional de Becas para Estudiantes Indígenas, explicó Wences, y se fomentaría el desempeño escolar y se determinarían normas y procedimientos para otorgar apoyos a los estudiantes de los pueblos originarios de nuestro país.
Un punto fundamental es que este programa no generaría una mayor carga al erario, sino, al contrario, evitaría la duplicidad de apoyos y con ello, el gasto público se ejercería de forma responsable y transparente.
Guerrerense, exalcalde, es diputado local y actualmente legislador federal, sin gritos ni sombrerazos, marchas o plantones, el joven diputado aporta su grano de arena, mientras las fuerzas vivas lopezobradoristas demandan renuncias de funcionarios y prohíjan una espiral de inestabilidad montados en la penuria educativa que ellos han creado. Más allá de la CNTE sí se puede. Conste.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

Comentarios