El lunes, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero hizo un anuncio histórico: por primera vez en nuestro país, la federación difundiría el Informe sobre Búsqueda, Identificación y Versión Pública del Registro de Personas Desaparecidas de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB). El documento, que recopila los datos del número de desaparecidos desde marzo de 1964, fecha en que se reportó la primera desaparición del país, ha registrado 177 mil 863 casos de personas extraviadas, de las cuales 73 mil 201 siguen en esa condición (41 por ciento) y 104 mil fueron localizadas. Además, 6 mil 401 desaparecidos fueron hallados sin vida y 98 mil 242 aún con signos vitales. La información, destacó Sánchez Cordero, además de ser pública para quien desee consultarla estará desagregada por estado, lo que nos permitirá dar seguimiento a lo que pasa en cada entidad. Por lo que respecta a Hidalgo, este diario encontró que 414 personas permanecen desaparecidas, según la CNB. El registro histórico que se remonta a 1964 refiere que en la entidad ha habido 2 mil 59 reportes, de los cuales mil 579 personas fueron localizadas con vida, mientras que 66 aparecieron muertas. Las cifras, sin embargo, son frías y nunca son suficientes para comprender el dolor que significa la desaparición de un ser querido. Hidalgo, aunque no destaca entre las entidades con mayor número de casos, sí se ha convertido en una demarcación cuya población sufre con frecuencia de ese flagelo. De hecho, hay casos que han conmocionado a la sociedad hidalguense y basta recordar las marchas que ocurrieron en noviembre de 2019, cuando unos mil 500 estudiantes de distintas universidades salieron a las calles para exigir la aparición de varios jóvenes, uno de ellos Sebastián Yáñez Gómez, alumno de odontología de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), y de quien hasta la fecha se ignora su paradero. La aparición de esa herramienta es una buena noticia, frente a la incapacidad de los gobiernos para resolver y dar seguimiento a esos casos. De filón. La pandemia del coronavirus (Covid-19) generó pérdidas por mil 500 millones de pesos al sector turístico local. Eso porque no pudieron llegar a suelo estatal 3.5 millones de visitantes que regularmente nos visitan durante la primera mitad del año. El reto será minimizar los daños en este 2020 y lograr que, en plena nueva normalidad, los paseantes sigan eligiendo a Hidalgo como su destino de descanso.

Comentarios