Desde hace más de 80 años el mismo partido político gobierna Hidalgo y las preguntas al respecto son: ¿Se terminó la pobreza? ¿Hay empleo y bien pagado? ¿Los servicios de salud son de primera? ¿Mi familia y yo nos sentimos seguros al salir a la calle? ¿Ya no existe desigualdad social? ¿La corrupción fue erradicada del estado?
A los anteriores cuestionamientos se pueden sumar muchas más, pero la que realmente importa es: ¿Volveré a creer y daré mi voto a favor de los candidatos del partido que gobierna Hidalgo desde hace más de 80 años?
Esa es la reflexión que todos deberíamos hacer de cara a las elecciones federales del primero de julio cuando los hidalguenses acudamos a las urnas a elegir nuevo presidente de la República, senadores, diputados federales y locales.
Hoy más que nunca los ciudadanos debemos tener memoria y recordar que fueron los legisladores del PRI, PVEM, PAN y Panal los responsables de aprobar la reforma energética que cedió los recursos naturales a los capitales extranjeros, que ha ocasionado el aumento desmedido de las gasolinas (gasolinazos), del precio del gas LP, de las tarifas de electricidad, del aumento a los impuestos, de la Ley de Seguridad Interior que, entre otras cosas, abre la puerta a la militarización del país y a la violación de las garantías de los ciudadanos.
Hoy los candidatos de esos partidos prometen un día y otro también, que ahora sí van a representar los intereses del pueblo cuando nunca lo han hecho a lo largo de 80 años de ganar la mayoría absoluta en el Congreso estatal.
Los priistas no pueden argumentar que la mayoría de los hidalguenses están pobres porque la oposición no los ha dejado gobernar. No hay pretexto que justifique el atraso económico, la pobreza extrema, la inseguridad pública, la falta de empleo, los bajos salarios, las carencias en los servicios de salud, porque han tenido todas las condiciones favorables para gobernar y hacer las cosas a favor del pueblo.
Simplemente no han hecho nada en favor de los hidalguenses porque sencillamente la gente “no les importa, ni antes ni nunca”, solo buscan ocupar un lugar en el Congreso del estado para defender los intereses del grupo gobernante, para abultar sus cuentas bancarias y adquirir más posesiones con cargo al presupuesto, es decir, de nuestros impuestos que pagamos.
Hoy, esos mismos que antes han “traicionado” la confianza del pueblo se presentan como los defensores de los ciudadanos, prometen y se comprometen, pero ya han demostrado con sus hechos que son lobos disfrazados con piel de ovejas, que siempre han sido traidores y siempre lo serán.
Un ejemplo de ello es el exalcalde-empresario Eleazar García Sánchez, quien lo único que realizó durante su administración fue “privatizar” las calles de Pachuca hasta el 2025 con una empresa de parquímetros; otro ejemplo es el exalcalde de Mineral de la Reforma Filiberto Hernández Monzalvo, quien hoy se encuentra detenido por el desvío de más de 15 millones de pesos cuando fue presidente
municipal.
Cabe recordar que el actual gobernador priista Omar Fayad Meneses pidió a la estructura priista y simpatizantes del PRI de Mineral de la Reforma que votarán por Filiberto, aunque estuviera “feo”, pero era buena persona. Ahí están los resultados, hoy Filiberto está detenido por el desvío de fondos públicos.
Después de refrescar la memoria todavía crees en las promesas huecas de los candidatos del partido tricolor. ¿Todavía te atreverías a votar por ellos?
La respuesta la tendrá cada uno de los ciudadanos que acuda a emitir su voto el primero de julio, cuando estará en juego la posibilidad de un cambio o continuar con este sistema que te oprime y exprime hasta más no poder, para que solo unos cuantos vivan como reyes en medio de un pueblo pobre y sumido en la
ignorancia.

Comentarios