Solo hay que husmear un poco en el trabajo que hizo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en ejercicios fiscales anteriores para encontrar más irregularidades en la pasada administración de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH). En años pasados este diario consignó las observaciones que hizo la ASF y la respuesta de los funcionarios más o menos fue esta: “el gobierno estatal trabaja para solventar y presentar los documentos que comprueben que esos recursos fueron ejercidos debidamente”. Pero ese día, al menos hasta hoy, no ha llegado. Tuvo que llegar una nueva administración para que, entonces sí, se presentaran las denuncias contra las irregularidades que encontró la ASF. Esta circunstancia, la llegada de un nuevo gobierno, aunque sea emanado del mismo partido que el anterior, es lo que justifica la necesidad de que las gestiones de gobierno no vayan más allá de un periodo. Por eso un principio básico de nuestra democracia es la no reelección, al menos en lo que a los poderes Ejecutivo estatal y federal se refiere. ¿Qué hubiera pasado si la anterior administración estatal se hubiera reelegido seis años más? Quizá los ciudadanos no hubiéramos sabido que la SEPH no ejerció, en 2014, 41 millones de pesos del programa de Escuelas de tiempo completo (PETC) ni que éstos no han sido reintegrados al erario público. Tampoco nos habríamos enterado que la SEPH no hizo una adecuada planeación para gastar los recursos de ese programa ni que carece de mecanismos de control que nos ayuden a identificar posibles actos de corrupción. Afortunadamente los sistemas de contrapesos funcionan (a veces) y ahora los sospechosos de haber orquestado el supuesto robo al presupuesto del PETC están en la mira de la justicia. De filón. Otro caso de antología es el del otorgamiento de patentes de notarios en circunstancias nada aseadas durante la administración pasada. Uno de los casos insignes es el de Mario Souberville, quien se adjudicó una patente de notaría mientras era coordinador jurídico en la pasada administración. Increíble, sí, pero cierto.

Comentarios