Los parquímetros son un tema recurrente para el ayuntamiento de Pachuca desde que fue aprobado el convenio con la empresa Comuni Park en tiempos del alcalde Eleazar García. Fue el mismo expresidente priista quien tuvo que modificar el contrato ante las críticas que le llovieron a su gobierno, pues la empresa se llevaría, en un principio, 90 por ciento de las ganancias de la administración de los dispositivos de control de estacionamiento. Después, en la administración de la panista Yolanda Tellería se llevó a cabo otra modificación al convenio celebrado con Comuni Park, de modo que a partir de entonces Pachuca recibiría una proporción del 40 por ciento. Ahora, durante el gobierno presidido por la concejala Tania Meza nuevamente se modificó el convenio, por lo que ahora el ayuntamiento recibirá 45 por ciento de lo recaudado por los parquímetros. Pero el diablo está en los detalles. Resulta que, a cambio de que el ayuntamiento reciba más recursos, se aprobó la colocación de mil 260 máquinas de cobro adicionales a las actuales. Según la concejala María de la Luz Becerra Olvera, la modificación del convenio es excesiva y terminará afectando a la comunidad capitalina. ¿Se imagina la instalación de otros mil 260 parquímetros en las calles de Pachuca? De filón. Hidalgo estará de nuevo en semáforo naranja durante las próximas dos semanas y al parecer llegaremos con ese color a las elecciones. Lo cual no es precisamente una buena noticia.

Comentarios