En el caso del sospechoso incendio en el basurero de Mineral de la Reforma hay más preguntas que certezas, lo cual es grave cuando se trata de un problema que amenaza nuestro ambiente y la salud pública. Ayer fue día de pronunciamientos. El alcalde de Mineral de la Reforma Raúl Camacho Baños responsabilizó a la empresa Valorización de Residuos Sólidos Urbanos de México (Valorsum) por el incendio, así como por los posibles daños ambientales y a la salud. Argumentó que el ayuntamiento decidió romper con la empresa debido a que no cumplía con lo establecido en el contrato que firmó el exalcalde priista Filiberto Hernández. Por eso deslindó a su administración de cualquier responsabilidad, sobre todo en materia medioambiental. Pero mientras Camacho ofrecía una conferencia de prensa para explicar lo sucedido, y sobre todo pintar su raya, la población seguía respirando ese denso olor a plástico quemado, cuyos componentes y posibles repercusiones a la salud son aún una interrogante. Este diario buscó al investigador del área de química de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Carlos Lucho Constantino, quien advirtió que el incendio fue grave pues produjo una gran cantidad de gases y partículas contaminantes que afectaron a varias colonias de la Zona Metropolitana de Pachuca. El investigador sostuvo que el gobierno sí debió emitir una alerta por la mala calidad del aire, pues tiene repercusiones en la salud humana, relacionándose principalmente con enfermedades cardiorrespiratorias, aumento de casos de asma e infecciones respiratorias y, en algunos casos, hasta ciertos tipos de cáncer. En contraste, la primera sesión extraordinaria del Comité de Contingencias Ambientales Atmosféricas para Pachuca y Mineral de la Reforma, a la cual fueron convocadas diferentes dependencias estatales y municipales, concluyó que los contaminantes por la nube de humo no rebasaron los límites. El comité dijo que no era necesario evacuar –aunque algunos vecinos decidieron mudarse temporalmente debido a los efectos de la nube negra– y solo recomendaron limitar las actividades al aire libre y usar tapabocas. ¿Quién está diciendo medias verdades? Los hechos tras el incendio de este fin de semana reclaman seriedad y una participación más ágil y contundente de las autoridades. De filón. En estos tiempos de incredulidad y decepción hacia la política, es difícil que un candidato llene una plaza como lo hizo ayer Andrés Manuel López Obrador en Huejutla. Ni el calor ni las estrategias del gobierno estatal para evitar la afluencia masiva funcionaron. ¿Aviso de lo que vendrá este primero de julio?

Comentarios