ENRIQUE OSORIO / AGENCIA REFORMA

Guadalajara.- En medio de la guerra que mantienen dos cárteles en Jalisco quedaron las vidas de tres estudiantes desaparecidos el 19 de marzo en el municipio de Tonalá.
Investigaciones de la Fiscalía concluyeron que Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco García Ávalos fueron asesinados y disueltos en ácido por una célula del cartel Jalisco nueva generación.

Lizette Torres, jefa de la investigación, informó que integrantes de ese grupo privaron de la libertad a los estudiantes porque buscaban obtener informes de Diego N, integrante de un grupo contrario que por primera vez es mencionado por el gobierno de Jalisco: el cártel Nueva plaza.

Los criminales creyeron que los estudiantes eran parte de ese grupo porque la casa en la que elaboraron su video, prestada por la tía de uno de ellos, pertenecía a Diego N, preso desde 2015.
“Los estudiantes estuvieron en un lugar de grave riesgo, vigilado por una célula delictiva del cártel Nueva generación, contraria al cártel Nueva plaza, al que pertenecen Diego y el Cholo”, indicó la fiscalía.

La dependencia tiene evidencia de la noche del “levantón” de los jóvenes, quienes fueron llevados a una finca ubicada en Tonalá, propiedad de Juan Carlos el Canzón donde habrían sido asesinados.

Comentarios