JESÚS EDUARDO SÁNCHEZ ALVARADO
Pachuca.- Las condiciones de presión y explotación laboral que padecen los estudiantes de medicina en México durante su periodo de residencia en hospitales son innegables.

Según estudios de diversas instituciones, la licenciatura en médico cirujano es la carrera universitaria con mayores índices de depresión e intentos de suicidio entre su alumnado.

En el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hasta un 76 por ciento de estudiantes de medicina padecen el síndrome de Burnout y la carrera universitaria registra los mayores porcentajes de suicidio. Esa realidad también se ve reflejada en el mismo programa de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), de acuerdo con testimonios recabados en Pachuca.

 

La licenciatura en médico cirujano es uno de los programas educativos del nivel superior más demandantes. Es fácil encontrar entre sus estudiantes a víctimas de las extenuantes jornadas de estudio, pero entre la ola de factores que dificultan cursar esa carrera universitaria está el internado, que sobresale como el momento de mayor presión.

El internado es una fase obligatoria previa al servicio social y a la titulación. Durante esa etapa, el estudiante pasa un año de práctica dentro de un hospital, donde desempeña la labor de un médico.

A lo largo de ese periodo cada estudiante cubre jornadas de hasta 36 horas continuas, en muchas ocasiones sin descanso. Aunque esa etapa tiene la función de “curtir” al universitario, preparándolo para la vida profesional, la presión y exigencia de las situaciones son calificadas como explotación laboral.

De acuerdo con el testimonio de un exalumno de la UAEH, de quien se reserva su nombre por razones de seguridad, los abusos laborales en el año de internado no tienen como objetivo el aprendizaje del estudiante, pues “solo es una forma de aprovechar la necesidad de las y los estudiantes para usarlos como mano de obra barata”.

Según el testimonio de la médico cirujana Susana Alvarado León, egresada de la UNAM, estudiantes de dicha licenciatura batallan para su ingreso al programa educativo, por lo que al momento de ser aceptados están dispuestos a soportar abusos y explotación.

“Es muy difícil entrar a la carrera y aun así tienes muchos obstáculos, por eso cuando llegas al año de internado ya no hay deserción. Nosotros, los estudiantes de medicina, toleramos muchas situaciones que no deberíamos”, puntualizó la exalumna de la UNAM.

Medicina,SUICIDIO

La Universidad Nacional Autónoma de México ubicó el programa educativo de medicina como el más solicitado en el país; en 2017 solo el uno por ciento de los aspirantes consiguió su ingreso. Un plan de estudios donde a pesar del incremento de la demanda, ha ido disminuyendo el cupo de forma progresiva.

El exalumno de la UAEH indicó que las instituciones educativas no tienen la culpa de los abusos laborales que sufren los estudiantes, pues estas solo coordinan a distancia los espacios para que universitarios realicen el internado. “El problema son los hospitales, quienes ignoran las normas que protegen al estudiante”, declaró.

El internado es solo una de las presiones a las que son sometidos los estudiantes de medicina, además de sumar las cuantiosas horas de estudio y exámenes, tanto prácticos como teóricos, situaciones que acumulan estrés suficiente en miembros de la comunidad escolar para situar a esa carrera universitaria en la cima de intentos suicidas entre alumnado.

Estudios desarrollados por investigadores de la UNAM demostraron que el 12 por ciento de quienes cursan esa licenciatura ha intentado quitarse la vida, cifra que representa el doble de la incidencia entre la población general en México.

De acuerdo con datos recabados por la revista Mental Health Daily, medicina encabeza la lista de profesiones con mayores índices suicidas, superando a odontología, derecho e ingeniería, entre otras carreras universitarias en la lista.

Medicina,SUICIDIO

La licenciatura en médico cirujano no es la única con fama de dificultades en su plan de estudios, aun así posee una característica que la diferencia de las demás en la lista: el internado, un aspecto solo compartido con odontología, ubicada muy de cerca en el segundo lugar.

Entre las consecuencias del internado aparece el síndrome de Burnout, patología poco conocida, pero bastante común entre trabajadores inmersos en circunstancias de explotación laboral.

Una profesión demandante

El jefe del área académica de medicina de la UAEH Luis Carlos Romero Quezada aseguró en entrevista que el internado no debe ser atribuido como el responsable de la elevada tasa de suicidios, sobre todo al existir otras fuentes de presión, como el servicio social.

El funcionario universitario admitió conocer las problemáticas y externó preocupación por las consecuencias de estas entre estudiantes de medicina. También mencionó las medidas preventivas que la Autónoma de Hidalgo toma para evitar desgracias a futuro.

“La universidad ofrece diversos exámenes psicológicos para identificar cualquier problema, estas pruebas son situadas al principio, en el medio y al final de la carrera.

Medicina,SUICIDIO

Es una forma de crear un perfil y combatir los muchos problemas atribuidos a medicina”, afirmó Romero Quezada.

“Todas las carreras necesitan atención psicológica, esto se magnifica con medicina al tener un porcentaje suicida tan elevado y una naturaleza llena de presión y responsabilidad, como lo es atender pacientes”, afirmó el psicólogo Raymundo Ubaldo Ugalde, quien ha ejercido en centros de atención primaria en adicciones (CAPA) y como orientador educacional del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecyte).

Las medidas preventivas no acaban allí, pues en 2017 introdujeron las llamadas Guardias ABCD, las cuales consisten en proporcionar más días de descanso entre jornadas hospitalarias al personal médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde fue implementado y que incluyó a estudiantes que realizan el internado.

Sin embargo, para quienes ya vivieron ese esquema de guardias, no es suficiente.

“Deben al menos proporcionar jornadas de 12 horas, no hacer lo que hacen ahora (con las Guardias ABCD) cada tres días, porque sigue siendo el mismo desgaste. El cuerpo no aguanta”, explicó el exalumno de la UAEH.

Actualmente, profesionistas de la medicina recaban firmas para solicitar al Congreso de la Unión, a la Secretaría de Salud (Ssa) y al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la modificación de las normas oficiales en hospitales para disminuir las horas de guardia.

Medicina,SUICIDIO

[ Estrés ] Síndrome de Burnout 

Es un trastorno psicológico que afecta usualmente a trabajadores que viven en un estado de estrés permanente, por lo que puede producir depresión y hasta tendencias suicidas en quienes lo padecen.

Según datos recabados en 2007 por la investigación El síndrome de Burnout de la UNAM, hasta el 76 por ciento de los estudiantes de la carrera universitaria de medicina padece esa patología.

Presiones y estrés en el trabajo pueden hacer peligrar la cordura de una persona, pero la falta de sueño y las extensas jornadas laborales son las precursoras más comunes del síndrome. Con guardias de hasta 36 horas, muchas veces continuas, los internos apenas tienen descanso.

Investigaciones de Sleep Research Society establecieron que el promedio de sueño entre internos de medicina es de 2.19 horas por guardia, mientras que el 17.5 por ciento no descansa en absoluto, lo que sitúa a estos como candidatos naturales a padecer el síndrome.

  • De acuerdo con un exalumno de la UAEH, los abusos laborales en el año de internado no tienen como objetivo el aprendizaje, pues “solo es una forma de aprovechar la necesidad de las y los estudiantes para usarlos como mano de obra barata”

Todas las carreras necesitan atención psicológica, esto se magnifica con medicina al tener un porcentaje suicida tan elevado y una naturaleza llena de presión y responsabilidad, como lo es atender pacientes

Raymundo Ubaldo Ugalde
Psicólogo

Comentarios