Los gasolinazos del rapaz gobiernito de Enrique Peña han pegado en la línea de flotación de esa embarcación frágil y pirata que se llama tolucopachucracia. Más, porque está lastrada con todo el oro, joyas y demás botines con los que se han alzado en sus cotidianas fechorías.
Esos gasolinazos han sido un atentado contra la paz social y contra cualquier vestigio de concordia y gobernabilidad. La inteligencia popular se ha ubicado nuevamente por encima de las desbarradas de los ungidos. Es imposible la legitimidad del gobierno de los atracomulcas, tanto como sus deseos de permanencia en el poder.
‎No han podido ser justificados, ni explicados con veracidad e información confiable por ningún fruncionario hacendario, económico, político, menos por algún textoservidor, de esos que se prestan para un barrido o un trapeado.‎ La influencia de los medios de comunicación a modo, se ha visto derrotada en toda la línea por miles de mensajes ciudadanos que manejan datos duros y cuerdos sobre la situación prevaleciente y el razonado encabronamiento nacional.
El de esta semana es, en los hechos, la tumba del PRI. Y, claro, la de Peña Nieto.

Lo que queda del PRI solo balbucea ñoñeces

El sistemita en funciones ha demostrado palpablemente ante los ojos de la nación que no cuenta con un solo interlocutor válido en cualquier esfera de la administración pública. Grupos de presión, factores de poder, organizaciones sociales, las no gubernamentales, líderes de opinión, no encuentran un lado positivo en la medida, una de las últimas estocadas de un aparato decadente y avaricioso. Si nunca fueron a platicar a Gobernación ni a Los Pinos, ahora mucho menos.
Lo que queda del partido oficial balbucea mensajes, textos y declaraciones lamentables, ñoñas, propias de un regidor de rancho, para sostener una estolidez económica, política, financiera y del sentido común de aquellas, que no tienen razón, medida, ni sentido. Los grupos sociales independientes se han rebelado con gran pundonor, estirando el brazo casi hasta donde les alcanza.

Los lastimosos mensajes de EPN por la TV

Ninguno de los protegidos‎ y beneficiados por las concesiones graciosas de las reformas estructurales del gobiernito de vacilada ha dicho esta boca es mía. Los encargados del poder se han quedado más solos que la una. El llamado presidente ha arrastrado irresponsablemente la investidura, el decoro, la triste figura de ladrón y hasta la palabra empeñada en sus lastimosos mensajes televisivos a la nación. Y luego se va a jugar golf.
Son los mismos mensajes masiorarescos donde repitió todos los años de su infeliz mandato –parecen siglos– que ya nunca se iban a padecer gasolinazos,‎ ni aumentos en los bienes indispensables de consumo, por aquello de los beneficios inmediatos de una reforma energética que, al final, solo sirvió para entregar la soberanía nacional a los testaferros locales de nuestros peores verdugos históricos.

Y ahora rentarán los ductos pagados por nosotros

‎La desastrosa declaración de un alto fruncionario de Pemex, Carlos Murrieta –el hijo de Antonio, toluquita cercano a Peña Nieto, el que le guardaba los dineros mal habidos en bóvedas especiales en el Palacio de Gobierno– consistió en hacer de nuestro conocimiento que, además de los gigantescos aumentos a la gasolina y el diésel, la empresa productiva del Estado (?) rentará a las empresas transnacionales todos los ductos en los que se transladan los carburantes en todo el territorio nacional. ¡Tamaña traición a la patria!
‎Es decir, no solo aceptan el fracaso rotundo de la reforma energética que ellos mismos proclamaron como la panacea para evitar el alza de precios, sino presumen el entreguismo absoluto a los poderes externos, ofreciendo el financiamiento y la infraestructura suficiente y necesaria para que lleven a cabo una explotación más despiadada y barata de nuestros recursos patrimoniales.

Gasolinazo, más deuda y ¡otro recorte al erario!

‎Dicen liberar los precios para ser competitivos, para lo cual requieren que las gasolinas mexicanas –que ellos importan, no producen– deben ser las más caras en cualquier país petrolero que se respete. Las promesas de principios del sexenio en relación a que la reforma traería más inversión, más infraestructura y más empleo, destruyeron el ánimo social y cualquier vestigio de credibilidad. No hay dinero ni para cubrir el abasto de los carburantes. Todo se ha ido a otras partes del pantalón.
En su afán desmedido por conseguir mayores recursos, Peñita pega por los dos lados, a cual más anticlimático: anuncia que recabará por este concepto 75 mil millones de pesos en 12 meses, desangrando nuestros bolsillos y destruyendo más la economía, y anuncia también que en enero pedirá a los financieros neoyorkinos la cantidad de 500 mil millones de pesos en préstamos, para llevar la deuda externa impagable a máximos históricos de carnaval catastrófico.
Es decir, nada sensato. Más impuestos como el gasolinero, del 16 por ciento sobre cualquier sobreprecio, y más deuda externa, porque ningún dinero alcanza para sostener los caprichos y frivolidades de un gobiernito ridículo y codicioso que aplasta cualquier esperanza de los mexicanos en el presente, y mucho más en el futuro. No hay lógica posible en ninguna de las medidas.‎ O impuestos, o deuda, o recorte, pero aquí ¡los tres juntos!

Su rapiña ya se abalanzó sobre el presupuesto de 2017

‎Para acabar de redondear este círculo cuadrado, se dan el lujo de insistir en el retintín de otro recorte presupuestal. Y volverán a pagar justos por pecadores y tendrán que apretarse las quijadas otra vez los jodidos de siempre, así como todos aquellos que no comulguen con los apetitos, los usos y costumbres de esos descastados. Así, ningún dinero alcanza para saciar las ansiedades y patologías de este grupúsculo de bandoleros disfrazados ridículamente de servidores públicos.
Eso quiere decir, ni más ni menos, que la rapiña toluquita ya se abalanzó anticipadamente sobre el jugoso presupuesto anual por la suma de 5 billones de pesos que el Congreso aprobó en días pasados. Eso quiere decir que nuestros impuestos fueron a parar a un barril sin fondo, a bolsillos insondables, igual que los salarios, los ingresos y todas las ilusiones de mejoría del pueblo mexicano‎.

La Coparmex aprovecha el viaje y llama a la in$urgencia

También quiere decir que nuestros hijos, nietos, bisnietos, choznos y sus familiares de entonces, seguirán sudando la gota gorda para continuar pagando los intereses financieros de una deuda contratada para cubrir los ingresos, emolumentos, prestaciones, seguros de vida, médicos, viajes y todo tipo de viáticos y ocurrencias de una cauda de favoritos que ya rebasa el sentido común de cualquier caballo.
Lo grave de este nuevo y fatídico atentado a la soberanía y a la economía popular es que el gobiernito ha secado tanto la pradera, que ya cualquier prócer tiene el derecho de apelar a la insurrección, de llamar al desacato, de burlarse frente a las propias narices de un sistema agotado, inservible, in artículo mortis, que ya no sabe cómo saquear, para respirar.
La Coparmex, el sindicato patronal retardatario de siempre, circula en redes sociales mensajes revolucionarios a través de sus escribanos, aprovechándose de la justa indignación y la incertidumbre sobre la viabilidad de las economías personales, de la inteligencia nacional, donde reside la fuente originaria de la soberanía y del derecho de cambiar de gobierno y de modo de ejercerlo.
Llama a una revuelta que se soporte solamente en la moralina de costumbre. Usted sabe, los conoce, que los diputados tengan que pasar por riguroso polígrafo, declaraciones patrimoniales, de interés y fiscales, que los expresidentes dejen de ser mantenidos ad infinitum por nuestros impuestos, que se le dé un voto de confianza a sus intenciones empresariales, tantas veces cuestionadas. ¿Dónde habremos oído eso?

El Chuchito Zambrano carece de dignidad y vergüenza

‎Hasta el Chucho menor, el exguerrillero que dicen fue en su pasado no burocrático ni exaccionador del presupuesto, Jesús Zambrano Grijalva se da el lujo de convocar a la resistencia pacífica de los ciudadanos, instándolos a no consumir gasolina los tres primeros días del 2017, en protesta por los altos precios. Es de los que creen que los toluquitas son autónomos, y que el precio no se fija en otras necesidades transnacionales, consistentes en barrer todo vestigio de soberanía nacional. No tiene dignidad, luego de haber promovido el maldito Pacto por México. Tampoco vergüenza.
Otros líderes sociales norteños y chiapanecos protestan hasta ahora por los altos índices fiscales que fijó Videgaray, a través del Guasón Meade, quien castiga aún más el costo de los carburantes. No son nota. Por ahí no va el responso, son de larga data y, p’acabarla, aprobados por diputados y senadores culiempinados.‎ Debe insistirse en que los precios desproporcionados nacen de la abjuración toluquita por refinar el crudo, y montarse en el jugoso negocio –para ese pequeño grupito– de la importación con todo y sus moche$.

En Tailandia, pena de muerte para corruptos como los de aquí

Y lo que da lástima, verdadera grima para todos los que vivimos honestamente de nuestro trabajo: Ver cómo los loros televisivos del sistemita se pliegan tanto al guion, que hasta aceptan repetir cansinamente en sus foros y plataformas subsidiadas con nuestro dinero, que “la gasolina mexicana, con todo y el 22.5 por ciento más de costo, será más barata que en Tailandia”. Hágame usted el refabrón cavor!
Lo que pasa es que omiten decir que en Tailandia se castiga a los funcionarios gubernamentales corruptos con la pena de muerte, y aquí ellos mismos no permiten que se les toque con el pétalo de un reproche. ¿Cuándo pagarán estos desalmados informadores sus delitos de lesa patria y perverso ejercicio de la profesión?
No extraña que detrás de estas campañas frustradas de defensa en medios, esté un personajito como Miguel Ángel Oso…rio Chong, que ya no tiene nada qué perder, su función sigue siendo el ridículo para engordar los caldos del felón Videgaray y su corte de paniaguados, incluyendo al que se cruza ilegítimamente la banda presidencial, más arrastrada que un teporocho de pulquería barata.

Peña pagará caro los atrevimientos de quienes lo embaucan

Han llegado a los límites de la voracidad, a los linderos de la salud mental. No es posible que permanezcan cometiendo esta serie de asaltos en despoblado y sigan mofándose de la condición paupérrima de los mexicanos, que sufrimos para alcanzar un ingreso mínimo, que nos privamos de todo, y que ahora tendremos que ahorrar lo doble para mantener la codicia de estos desalmados.
¿Qué no intuye con su mente reptiliana el catatónico Peña que puede pagar demasiado caro los atrevimientos de quienes lo embaucan y lo tripulan para conseguir su aborrecida firma?
¿Hasta dónde quiere llegar el pueblo?
¿Usted qué cree?

Índice Flamígero: ¿Y cómo vería usted que este fin de semana y, con motivo de oooootro Mensaje (ahora) de Año Nuevo, Peña dijera ante las cámaras –las que le importan, no las legislativas– que el mega gasolinazo será gradual… que no de zopetón, como ahora nos lo han recetado? ¿Quedaría como héroe? ¿Recuperaría algo de la mucha aceptación ciudadana que ha perdido? ¿Se convertiría, ahora sí, en “el salvador” de los mexicanos? Eso ser baraja en los altos círculos oficiales. Pero, como siempre pregunto, ¿usted qué cree? + + + El consorcio Rivada va más que en serio en contra de la Secretaría de Corrupción y Transas, la SCT, encabezada por el rapaz güero de rancho Gerardo Ruiz Esparza. Y es que en el asunto de la red compartida, red corrompida, y ante la amenaza de emprender una demanda por difamación en contra de la empresa Rivada Networks y de su director general, Declan Ganley, la empresa manifiesta su entera disposición a enfrentar dicho proceso en las cortes estadounidenses ya que constituye un hecho histórico, sin precedentes a nivel global. Añade que el hecho de que un gobierno demande a un individuo o una empresa por difamación, constituye un acto de censura en sí mismo e inhibe la participación del sector privado en cualquier contrato de Asociación Público Privada por los riesgos que ello implica. Y apunta que los argumentos que ha presentado Rivada son ciertos y se basan en acciones concretas y testimonios bajo juramento, ordenados por un Juez. + + + Hoy, don Alfredo Álvarez Barrón comenta que “Jesús Zambrano, honorable legislador perredista, convocó a una ‘revolución pacífica’ por el incremento en el precio de la gasolina…” Y El Poeta del Nopal le dedica sus rimas: “Un mercenario, de facto, / que vive del presupuesto, / hoy se declara dispuesto / ¡a firmar un nuevo Pacto!” + + + Y sinceramente, pese a todo, ¡que el 2017 lo viva usted con salud, prosperidad, felicidad y muchas, muchas, bendiciones!
www.indicepolitico.com / [email protected] / @pacorodriguez

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorCapacitan a más de 4 mil trabajadores de la educación
Artículo siguienteFin 2016
Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.