Solo en México ocurren absurdos como el que la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de Latinoamérica se encuentre detenida desde hace cuatro años porque le falta la licencia de construcción de Atotonilco de Tula. El actual alcalde Edgar Reyes Martínez acusa a la administración municipal que le precedió de haber otorgado permisos y cobrar por ellos de manera irregular. Este diario se dio a la tarea de buscar al alcalde electo Julio Ángeles Mendoza, quien coincidentemente también presidió el municipio durante el periodo 2009-2012, aunque en ese entonces bajo los colores del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Hoy el alcalde, que resultó electo por Encuentro Social, repetirá en el cargo y adelantó a Libre por convicción Independiente de Hidalgo que permitirá que el proyecto continúe, tal como lo hizo durante su primer periodo de gobierno. Para defender su postura, Ángeles Mendoza esgrimió un argumento clave: la obra no es una empresa que va a generar ganancias, sino que permitirá sanear el contaminado Valle del Mezquital, que desde hace décadas es regado con aguas residuales crudas, es decir, que no reciben ningún tratamiento previo. Por supuesto que es necesario que quien está encargado de su construcción pague su licencia al ayuntamiento, pero no mil millones de pesos como actualmente pide el perredista Edgar Reyes Martínez, quien afortunadamente dejará el cargo dentro de poco tiempo. Tras conocer esa historia vale preguntarse: ¿cuántos casos como el de la planta de aguas residuales existen en Hidalgo, o peor aún en México? Obras que se encuentran detenidas por gobiernos o particulares que quieren sacar su tajada sin observar que lo primero debe ser el beneficio colectivo. De filón. La falta de inversión para la promoción del turismo en la entidad sigue cobrando víctimas entre quienes se dedican a la llamada industria sin chimeneas. Aquí no necesitamos que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación bloquee carreteras y espante a las y los turistas, con la pésima administración y la falta de apoyo oficial es suficiente para que cierren, en primera instancia, un par de hoteles por la falta de ocupación.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios