El repunte de la ultraderecha internacional en Estados Unidos y Europa ha tomado por sorpresa a las viejas formaciones políticas, al grado de que muchas de ellas están en un real peligro de desaparecer para ceder el paso y las trincheras electorales convencionales a nuevas expresiones sin rumbo ni ideología, pero con un gran impacto entre los ciudadanos insatisfechos y antisistémicos permanentes.
Es la hora de la confusión y del cobro de facturas a pesadas burocracias que no han podido responder a las nuevas posiciones supuestamente nacionalistas que tienen como objetivo frenar los derechos de las mujeres, el empuje de las franjas vulnerables, las necesidades de empleo de los migrantes y hasta los derechos de las poblaciones en desventaja.
Sin embargo, las ofertas programáticas de la ultraderecha pegan en la línea de flotación de las economías, en las pensiones, en la falta de mano de obra para los puestos de trabajo, en el respeto a la solidaridad internacional y, finalmente, en la equidad, la tolerancia y el desarrollo equilibrado al interior de todos los países.

Por todos lados surge el filofascismo, las actitudes nazistas

En todos lados emergen el autoritarismo, la anarquía y el desenfreno demagógico para enfrentar problemas que solo requieren de más democracia, pero existen intereses y grupos de presión que aprovechan este vacío para imponer sus objetivos y sembrar a sus grupos afines al frente de los gobiernos.
Por todos lados surge el filofascismo, las actitudes nazistas modernas, se empolla, a ciencia y paciencia del electorado sin brújula, el famoso huevo de la serpiente que relatara el genial director sueco de cine Ingmar Bergman al explicar por qué era necesario impedir que el reptil naciera para hincar sus colmillos en la piel de los inocentes.
En la película de 1978, el retrato de la sociedad alemana de los veintes era el escenario ideal para exponer las razones del incubamiento de Hitler. Pero se parece tanto a nosotros que vale la pena poner mucha atención en los prolegómenos que suceden en nuestro país, ante la hambruna, el desempleo y la fascinación de muchos sectores sobre el peso de la mano dura.

Partido Acción Nacional, caldo de cultivo de los filofascistas

No es necesario ser demasiado perspicaz para darse cuenta del recrudecimiento de las posiciones filofascistas en el seno del mayor caldo de cultivo de esa doctrina política, en la escuela de cuadros de los intolerantes y antiprogresistas: el Partido Acción Nacional (PAN), tradicionalmente el brazo derecho del sistema mexicano.
Es un hecho que, dentro del consejo nacional de esa franquicia blanquiazul ya se tomó conciencia del empeño del peñato por jugar a dos flancos, imponer como candidato favorito de Peñita a Rafael Moreno Valle, o negociar cualquier posición y resultado electoral de 2018 con el beodo Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y su consorte Margarita, mejor conocida como la dama del rebozo.
El paso de Moreno Valle, apoyado por una poderosa mafia monetaria formada por él y su padre, Rafael Moreno Rosas, bajo el cobijo de las fundaciones UNAM y Río Arronte, y las múltiples transas con grupos delincuenciales europeos de las que existen testimonios entre las denuncias penales muy conocidas y procesadas en tribunales italianos, es imposible. Lastima a los panistas apoyar las ambiciones de este tránsfuga tricolor atildado e ignorante.
Calderón lastimó al PAN durante su ocupación de Los Pinos

Igualmente indeseable para los panistas de hueso azul es el apoyo a las ambiciones reeleccionistas de Calderón a través de su esposa. El daño causado por este borrachín a la autonomía del consejo panista es irremediable. Existen muchos testimonios de cómo perjudicó las estructuras panistas y la dignidad de los dirigentes durante su ocupación militar de Los Pinos.
Tampoco digieren de alguna forma la filtración del dinero sucio manejado por el jefe de campaña Genaro García Luna, a quien se empoderó en el sistema calderonista de seguridad para esos fines. Tarde o temprano se descubriría la procedencia de esa masa monetaria, y no estamos hablando de contar chiles, sino de miles de millones de pesos en efectivo. Para las buenas conciencias del panismo, esto sería casi igual a tragar cicuta.

Esta columna completa puede consultarse en la página de este diario www.elindependientedehidalgo.com.mx

www.indicepolitico.com
pacorodriguezjournalist.com
@pacorodriguez

Comentarios