Menjurjes visuales

125

Julio Acosta

“Black mirror” es una serie televisiva británica de ciencia ficción dominada por la inminencia del futuro y la tecnología más avanzada llevada a límites inimaginables; antología creada por Charlie Brooker que se ha convertido en producción de culto y que muchos la comparan con “la dimensión desconocida” de nuestros tiempos.

“Black mirror”, a través de cuatro temporadas, ganó seis premios Emmy, y de esa forma instaló una bomba de tiempo que sin duda nos colocaría en otras formas de ver y sentir las series o el cine.

“Black mirror” tiene un éxito rotundo en diferentes países, incluido el nuestro, en donde se transmite a través de la plataforma de streaming Netflix; la serie abre un canal indirecto, cual si fuera un espejo, para poder mirarnos en las fibras más sensibles que tienen que ver con nuestro andar social y la relación que se tiene en la actualidad con los avances tecnológicos. Esa bomba explotó y se llama: Black mirror Bandersnatch, película que cuenta la historia de un joven que desarrolla videojuegos y cae en locura mientras trabaja en un nuevo juego basado en un libro titulado Bandersnatch de fantasía y ficción.

Lo interesante de la película, dirigida por David Slade y escrita por Charlie Brooker, deviene en el uso de las tecnologías que nos permite a nosotros como espectadores ir tomando decisiones que conforme avanza la cinta se vuelve más importante la toma de cada una de ellas.

Un estilo que se había intentado utilizar en otras películas que no tuvieron éxito, que se ha utilizado para campañas visuales en diferentes países, como Canadá, y concepto que ha sido explotado con éxito en el ámbito de los videojuegos, lo cual es el gancho de Bandersnatch, pues el protagonista Stefan Butler, interpretado por el actor Fionn Whitehead, presenta un proyecto para crear un videojuego que será interactivo, esto plantea un punto interesante de “Black mirror”, pues a través de esas premisas y de las decisiones que se van tomando a lo largo de la película, el espectador se vuelve parte de la historia hasta convertirse en una especie de personaje que participa en la acción dramática de la historia.

No quiero arruinar la posibilidad de que disfrutes esa película, pero lo que sí hay que resaltar son puntos que tienen que ver con el cuidado del encuadre y la estética visual, además de una excelente banda sonora para transportar al espectador a ese estado de la década de 1980. Black mirror: Bandersnatch se proclama como un parteaguas en las nuevas formas de ver cine en nuestra sociedad que constantemente evoluciona; ante esta ola de cambios que cada vez son más rápidos, sin duda abrirá el puente para próximamente ver cintas con ese mismo modelo.

Hiervas para buscar

Existe un sinfín de películas que podemos disfrutar en plataformas digitales de manera gratuita, una de ellas es: Un perro andaluz, cortometraje escrito, producido y dirigido por Luis Buñuel, uno de los máximos exponentes del cine surrealista.

Comentarios