Ya otros estudios habían advertido sobre la presencia de metales pesados en el suelo hidalguense, sobre todo en las zonas de riego de la región del Valle del Mezquital, a causa de los millones de metros cúbicos de aguas residuales que, sin ningún tipo de tratamiento, llegan expulsados de la Zona Metropolitana del Valle de México. Es decir, se intuía que debido a la presencia de metales en el suelo, podría haber consecuencias para los habitantes dado que en esas zonas se riegan cultivos, en particular varios tipos de legumbres. En nuestra edición de hoy le presentamos una nota que advierte sobre la presencia de metales en la sangre de niños hidalguenses. El hallazgo proviene de un estudio hecho por científicos del área académica de nutrición, de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), y cuyo principal propósito fue detectar la prevalencia de anemia. No obstante, tras examinar una muestra de 900 infantes de 82 municipios hidalguenses, los investigadores de la Autónoma de Hidalgo encontraron la presencia de metales tóxicos en la sangre, que pueden provocar enfermedades como cáncer. Algunos de los elementos que encontraron fueron plomo, cromo, vanadio, arsénico, cadmio y titanio, que según el comunicado oficial emitido por la máxima casa de estudios estatal, “significan un riesgo para la salud”. Los resultados del estudio deben ser un foco rojo para todos los gobiernos, empezando por los municipios cuyos niños presentaron más prevalencia de metales: los situados en el Valle de Tulancingo, la zona Tula-Tepeji y los colindantes con Puebla. López Rodríguez comentó que como consecuencia pueden desarrollarse enfermedades como cáncer, deformaciones genéticas o androcéfalas, y que aun cuando los nutriólogos de la Autónoma de Hidalgo trabajaron con niños, es probable que las personas adultas también tengan metales en su sangre. Guadalupe López Rodríguez, académica del Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa) y quien formó parte del estudio, informó que la principal causa de la propagación de los metales en la sangre puede ser el agua que consumen en aquellas regiones y que podría estar contaminada. Aunque, con prudencia, la especialista dijo que al ser un trabajo de nutrición humana, es tarea de otros científicos determinar las causas de la presencia de los metales en la sangre de los niños. Pero quien no debe eludir su responsabilidad de aclarar esta contaminación es el gobierno estatal y los organismos operadores del agua. Se supone que hay controles de calidad estrictos para considerar viable una fuente de agua potable. Entonces… ¿qué es lo que está pasando? De filón. Fueron más ruido, más show, que verdad, las amenazas que profirió durante su campaña el hoy presidente de Estados Unidos Donald Trump respecto a que habría deportaciones masivas en su gobierno. Resulta que la deportación de migrantes hidalguenses disminuyó, lo que contradice el discurso agresivo y xenofóbico que solo buscó confundir y atemorizar a los migrantes. Pero, en los hechos, según Juan de Dios Hernández Chávez, director general de atención al migrante, no se han presentado casos de deportaciones masivas.

Comentarios