El diseño y construcción de las ciudades con los efectos y penetración de la información digital, se ha creado una moderna ciudad del futuro trasformando el concepto de sociedad del conocimiento como parte de una etapa histórica, a menudo denominada sociedad post-industrial, la sociedad del conocimiento es una representación sobre cómo la sociedad contemporánea se sitúa en la producción de conocimiento o información que se considera vital para su desarrollo.

Unas 4 mil 500 millones de personas hoy usan Internet, representan casi el 50 por ciento de ciudadanos del mundo, están online, según la ONU. Los países más ricos registran un sólido crecimiento en el uso de Internet, 85 por ciento aproximadamente. Sin embargo, aún queda mucha gente que sigue esperando los beneficios de la economía digitalizada en los países subdesarrollados.

Así que el siguiente paso es hacer una sociedad global de información más inclusiva ya que la brecha generacional va más allá de la edad, también puede darse por falta de recursos o acceso a Internet. El acceso a Internet es un bien común que debe ser reconocido como un derecho básico para las personas, al igual que es la ciudadanía de un país, ese no siempre es garantizado.

Por ello la tecnología se ha asignado nuevas formas para acceder a un mundo complejo lleno de instrumentos e instrucciones que necesitan de un aprendizaje y reglas donde las personas se obligan a comprender nuevas normas de comportamiento digital tanto en el comercio, la industria o la vida cotidiana, hoy ante la pandemia del Covid-19 se refuerza esa nueva normalidad con procesos digitales y actividades cotidianas digitales como el teletrabajo o homeoffice, la educación virtual en todos los niveles.

Por lo que, surge entonces el concepto: ciudadano digital, da pauta a como un espacio de construcción de esta sociedad de la información y del conocimiento en un proceso del cual se debe tomar conciencia, con el fin de que se puedan encontrar las herramientas que permitan inclusión legal y social. Hoy eso nos obliga a preguntarnos si habrá que considerar replantearnos el concepto de ciudadano, ya que la forma en como hoy nos conducimos y participamos en estas nuevas ciudades.

Un ciudadano digital es esa persona que utiliza tecnología de la información para optimizar su participación en la sociedad, la política y la economía. Es decir, los ciudadanos digitales son aquellos que utilizan de manera regular, eficiente y eficaz el Internet, plataformas empresariales y las redes sociales también como una forma de negocios e interactúan con conductas pertinentes a esa comprensión con una serie de principios que la orientan ciertos valores como: ética, legalidad, seguridad, responsabilidad, aceptando la comprensión de asuntos humanos, culturales y sociales.

Los ciudadanos digitales tenemos una identificación oficial de ciudadano digital un IP; estamos clasificados con números electrónicos o claves de identificación virtual, esas son cuestiones que hacen necesario tener niveles de seguridad, de defensa, de privacidad y una buena clave segura para cada una de nuestras cuentas en redes sociales, correo electrónico, cuentas de banco, número de empleado en el trabajo, número de alumno en la universidad por medio de una contraseña el acceso a dimensión espacial física o virtual.

Esas contienen letras, números, signos de puntuación y símbolos que están bajo un permiso y son resguardados con leyes constitucionales. Ninguno de nosotros somos anónimos en Internet como creemos. Sin embargo, como en la vida física, en la red existen leyes que castigan las actividades ilícitas. También dichas leyes protegen a sus usuarios de una mala utilización, especialmente cuando afecta a sus derechos de intimidad, secreto de comunicaciones, datos personales, libertad de expresión.

Así que, debemos incorporar formas de comportamiento no escritas, bajo el nombre de Net-etiqueta con tres principios. A) la comunicación digital esto representa a la comprensión de los distintos medios de comunicación online, como correo electrónico o Messenger. B) la alfabetización digital es con respecto al conocimiento el cómo usar dispositivos digitales. C) la etiqueta digital refiere a comportarse a cuando utilizas la comunicación digital.

Recurriendo al sentido común, podríamos atender una definición de ciudadanía como el ejercicio de los derechos y los deberes de un ciudadano tradicional a uno de la posmodernidad. Así que, es necesario adaptarse en un nuevo proceso, donde la relación y subordinación cambia en la forma y no en la estructura. Por ello se requieren nuevas leyes para ese nuevo ciudadano digital. Dejamos de ser un ciudadano tradicional, hoy somos ciudadanos digitales.

De interés

Comentarios