Pachuca.- Tras las acusaciones de la oposición de que el proceso y designación de Ricardo González Baños de la PGJEH como primer fiscal anticorrupción fueron orientadas para que un funcionario público ocupara el puesto, el gobernador del estado Omar Fayad Meneses dijo que él no metió las manos en la selección, y expresó que no le disgusta que tenga experiencia como servidor.

En entrevista luego del banderazo de inicio del programa de conservación de red carretera, Fayad Meneses dijo a pesar de que el fiscal anticorrupción venga de su administración tiene que ser imparcial y no fue la figura del gobernador quien lo eligió sino la cámara de diputados local.

“Yo no lo puse, yo no lo califiqué, yo no lo mandé, yo no lo entreviste, ni siquiera me he entrevistado con él, fue una decisión totalmente del congreso”.

Abundó que en ese caso, los legisladores eligieron una lista de 10 aspirantes, y se la mandaron para que escogiera tres, sin embargo él no lo hizo, y al estar calificada por el congreso propuso una terna con los tres primeros.

“No escogí, tal como me la mandaron se las devolví, en el orden que me la mandaron los primeros tres son mi terna, no metí las manos, es un asunto del congreso, está votado por mayoría lo que asegura la autonomía e imparcialidad”.

El gobernador del estado dijo además que es bueno que el primer fiscal anticorrupción sea servidor público pues se necesita experiencia para la eficacia “a mí no me disgusta que haya tenido la categoría de servidos público”.

Abundó que en los próximos días se reunirá con el fiscal para dejar en claro líneas de trabajo y juntos combatir el “cáncer” de la corrupción al que Hidalgo no se escapa.

 

Más información en la edición impresa de mañana

 

 

Comentarios