El Mexe resiste: egresados

307
egresados

Pachuca.- Con la tradición contestataria, historias de irreverencia y las memorias de otro tiempo, integrantes de la generación 1962-1967 de la normal rural Luis Villarreal de El Mexe, en Francisco I Madero, celebraron un año de reencuentro más.

Entre charlas que se escuchaban mientras iniciaba la ceremonia, muchos de ellos hablan de la resistencia que significan estas normales rurales, por lo que la historia del sistema educativo debe considerarlas como un pilar fundamental.

En Hidalgo, las historias relatan que en 2008, la última generación de la institución fue de 76 normalistas, quienes tuvieron que compartir instalaciones con los nuevos estudiantes de la Universidad Politécnica de Francisco I Madero.

En el 2000, la Policía entró a los campos de cultivo del plantel, de donde salieron decenas de estudiantes y familiares armados con palos y piedras que sometieron a 64 elementos, dejándolos en ropa interior, los ataron y los hicieron caminar hasta la plaza principal de Tepatepec.

A 50 años de haber dejado las aulas de la normal rural Luis Villarreal, de los 111 estudiantes que integraron la generación 1962-1967, 84 participaron en la celebración del aniversario.

Han pasado 17 años desde que el gobierno de Hidalgo, encabezado por Manuel Núñez Soto, ordenó el cierre de la escuela. Un grupo de estudiantes, que cumplía una semana en huelga de hambre a las puertas del palacio de gobierno, fue desalojado y torturado, lo que causó la ira de los habitantes del municipio, quienes acudieron en apoyo a los normalistas, donde retuvieron a granaderos y quemaron patrullas.

En videos testimoniales, los ahora maestros jubilados recuerdan que durante su estancia en la normal de El Mexe despertaban todas las mañanas con el toque de bandera, el cual era la señal para iniciar otro día de aprendizaje.

En el aula magna del Centro de Extensión Universitaria (Ceuni), José Luis Antón de la Concha, en representación del rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Adolfo Pontigo Loyola, aseguró que el hecho de estar reunidos para conmemorar el 50 aniversario de la generación 1962-1967 de la normal rural es muestra de que “las instituciones nunca mueren, son la memoria de los hombres que ha formado”.

Guadarrama Márquez subrayó que uno de los mayores aprendizajes en El Mexe no es ser solo líderes académicos, sino crear consciencia social. Además de reconocer que lo que realmente da igualdad entre hombres y mujeres es la educación.

Comentarios