Desde 2002, cuando de la mano del panismo foxiano y calderonista, penetró en México el tenebroso Comando Norte, muchos hicimos ver que obedecía a un programa hemisférico de protección del territorio estadunidense y que iba a utilizar todas las estructuras continentales –el muro fronterizo, incluido– para reafirmar el sometimiento del Ejército y la Armada a los controles militares de Estados Unidos.
‎El peñanietismo lo adoptó como quien busca el agua de mayo. Formaba parte de los protocolos de reconocimiento a su colaboracionismo en materia de seguridad interior gabacha. Nunca se puso una sola condición, jamás pensó en negociarse la presencia de miles de agentes de todas las agencias policíacas y militares en México.

Seguridad interior, al antojo
de las milicias gringas

Todo lo contrario. La consigna de los encargados de la seguridad nacional –dos empleados de cuarto talón–, uno, el titular de Gobernación Oso…rio Chong, que nunca ha podido demostrar los estudios mínimos universitarios, y otro, Salvador Cienfuegos, surgido de las intendencias de compras de la Sedena, sin el reconocimiento de los entorchados y mandos medios castrenses, se abocaron a la única tarea que conocen: agacharse.
Se la han pasado todo el sexenio compitiendo sobre cuál de los dos condecora con mayores galardones nacionales a los jefes del Comando Norte en cuanto se presenta una mínima oportunidad.‎ Y empujan alocadamente para la aprobación de una ley de seguridad interior que ubica la seguridad nacional al antojo de los militares estadunidenses.

“Análisis de la Cultura Mexicana”, preparando la invasión

‎El país está atiborrado de asesores del HTS (Human Terrain System), un organismo integrado por miles de militares y espías bélicos que se encuentran bajo las órdenes del Northcom (Comando Norte de los Estados Unidos), cuya jefatura se encuentra en Colorado, y es la encargada de las operaciones en el hemisferio norte del continente.
‎Desde 2013, en pleno auge de las fracasadas reformas estructurales, diseñadas para el remate de la soberanía nacional a consorcios estadunidenses, esos acreditados espías extranjeros en México dieron a conocer el “Programa de análisis sobre la cultura mexicana”, un documento preparado por sociólogos, etnólogos y antropólogos de filiación militar, que es la punta de lanza de ese Caballo de Troya.
En él comentan que la razón del programa radica en el hecho de que el ejército estadunidense “si bien tiene experiencia en zonas urbanas como Seúl y Bagdad, no ha operado en megaciudades: zonas con una población de más de 10 millones de habitantes”.
Esto, según los jefes militares de Estados Unidos “podría cambiar mañana, así que ha llegado la orden de prepararse… pues es inevitable que en algún momento se nos pida actuar en una megaurbe y, por el momento, el Ejército de Estados Unidos está mal preparado para hacerlo”.

En México, “situación de ingobernabilidad”: Pentágono

‎Según el estudio práctico, entre los mayores problemas de las megaciudades, “cuya solución requiere la intervención militar, figuran las tasas de crecimiento explosivas, la enorme disparidad de ingresos que sigue creciendo y el entorno de seguridad que es cada vez más atractivo para los políticamente desposeídos, así como los desastres naturales y las redes digitales”.
Aducen que los problemas relacionados con el tráfico de drogas en la frontera, el trasiego de armas que lleva aparejado, los asesinatos masivos que con frecuencia son descubiertos y la introducción de inmigrantes ilegales, no solamente mexicanos sino de otros países, han creado una situación de ingobernabilidad sobre la que el Pentágono está realizando labores de contingencia.
Arguyen que la permeable frontera estadunidense representa una amenaza para la seguridad mucho más fuerte, sobre todo teniendo en cuenta los informes sobre los yihadistas del grupo Estado Islámico que podrían entrar a Estados Unidos por su frontera con México.

Coronel Hamilton: conocernos para asimilarnos mejor

Como usted observa, jamás se menciona que las relaciones con los grupos de la delincuencia organizada son tripuladas por los jefes del Departamento de Estado, la CIA, la DEA, la AFT y el Pentágono, los reales titiriteros de nuestros capos regionales, consentidos y complicitados con la burocracia dorada del peñanietismo.
De acuerdo con los procedimientos utilizados por los asesores del HTS, lo primero que hicieron fue un levantamiento para conocer el perfil de las culturas locales. La finalidad es que los invasores tengan un mayor nivel de conocimiento en cuanto a las creencias religiosas, valores, aspiraciones, necesidades, formas de vida y costumbres para poder asimilarse mejor, según lo planteó el Coronel Hamilton, director del HTS.

Creer en el oligarca Slim equivale a caer al despeñadero

‎No nos podemos engañar con las lamentables pamplinas que los poderosos locales están desplegando, en el colmo del entreguismo y la colaboración. Creer, como dice Carlos Slim, que Trump representa una enorme oportunidad para negociar en mejores condiciones y crecer, es saltar al vacío.
México sigue siendo un objetivo para los estrategas del Pentágono. De la última invasión armada integral que realizaron a este país obtuvieron varios territorios que ahora son los principales de Estados Unidos. Llegaron, con la ayuda de los polkos hasta la capital nacional y algunos todavía lamentan haber devuelto todo ese territorio.

Estas son horas aciagas que convocan a la rebeldía

‎El programa intervencionista elaborado por el Comando Norte, auspiciado y protegido por los gobiernos panistas y priistas de este siglo, cae como anillo al dedo para la xenofobia enferma de la basura blanca o trailer trash estadunidense. El pretendido nacionalismo que enarbolan no es sino una ideología de odio, enderezada contra todo aquél que se oponga a su catecismo ortodoxo. Fascismo y racismo como estandartes contra los diferentes.
Las bravuconadas de la nueva embajadora de Trump ante la Organización de las Naciones Unidas, la amenaza de poner en su lista negra a todos aquellos países que voten en contra de sus caprichos es una bofetada al mundo civilizado. Han denostado a la Unión Europea, a la OMC, a los dreamers mexicanos, a las mujeres, al sistema popular de salud, a los habitantes de países del Medio Oriente… y lo que falta.
Contrasta con la protección de la juez federal que dio valor a las visas temporales de los migrantes musulmanes retenidos en los aeropuertos y aerolíneas gabachas, un auténtico timbre de orgullo en estas horas aciagas que convocan a la rebeldía.

Acciones de Trump no están legitimadas por el voto popular

Los denuestos de Trump a los medios de comunicación que no estuvieron comprometidos con él en campaña, las amenazas de usar la tortura, la violación a los derechos humanos, y toda la sarta de mamarrachadas contenidas en acciones ejecutivas de corte e inspiración hitleriana, forman un compendio de decisiones esquizoides que no están legitimadas por el voto del 8 de noviembre, pésele a quien le pese.
El sufragio popular, con 3 millones de diferencia, favoreció a la plataforma de Hillary Clinton. El triunfo de Trump, pieza clave para el derrumbe de Estados Unidos, fue concedido por el sistema electoral que otorga la preeminencia a las cúpulas blancas que dominan los colegios electorales donde Trump obtuvo la mayoría.

EPN y Slim, máximos exponentes de la vergüenza tenochca

Si a eso añadimos el acojonamiento, el pánico y el colaboracionismo que se han empoderado de los máximos exponentes de la vergüenza tenochca, como Peñita y Carlos Slim, estamos en la olla, empedrando el camino más directo a una intervención política, económica, financiera y hasta militar, dependiendo del grado al que pueda llegar la sumisión y la incondicionalidad.
Los primeros pasos ya están dados. La obediencia del llamado presidente de México para negociar en lo oscurito los términos de la rendición en relación al muro fronterizo es una afrenta que nadie en su sano juicio puede consentir. El destino del país se encuentra en los 140 caracteres de un tuit.

Recursos a los consulados: para los anales de la incompetencia

La medida de adjudicar a la defensa consular de los migrantes solo mil millones de pesos, mucho menos de lo que gana Vi(rey)garay en unas horas de moche$, es realmente un atentado contra el honor de los mexicanos. Para los anales de la incompetencia, fue una decisión tomada después de ocho horas de encierro de todos, absolutamente todos, los miembros de la casta política del aparato atracomulca.
Al mismo tiempo, el Guasón Meade se la pasa preparando el gasolinazo de febrero, una estúpida y traidora puñalada por la espalda, la única razón de Estado de esa casta de mentecatos por la que quieren la unidad y la obediencia incondicional de los mexicanos.
Mientras ellos siguen en la catatonia y hacen sus entrambuliques, México continúa en los planes de invasión. Al mando del timón, nadie. ¡Hágame usted el refabron cavor!
¿Usted qué hubiera hecho? pregunta el entreguista, ignorante y acojonado que ocupa Los Pinos.
Índice Flamígero. La brava y valiente población de Ciudad Juárez ya encontró un adecuado sobrenombre a su alcalde “independiente” Armando Cabada: el pequeño Trump de la frontera, le dicen. Ellos saben por qué. +++ Una voz sensata, la de don Rubén Mújica Vélez, apunta: “¿Cuánto le ha costado a los mexicanos convertirse por decenios en el ‘filtro antiinmigrante’ de los yanquis sin ganar algo? Le garantizo que millones de dólares. Por decenios y, desde Chiapas hasta el último retén en el norte del país, se han erogado sumas que sería conveniente conocer. Además que en ‘gracioso’ cuan gratuito apoyo a Yanquilandia ahora se deporta a los centroamericanos hermanos a sus países, ¡por cuenta nuestra! De ese tamaño ha sido la inexistencia de vértebras en los lacayunos cuerpos de los ocupantes de Los Pinos. ¿Ante la agresión del energúmeno del peluquín qué podemos hacer? Hay que responderle a quien preguntó cándidamente: ¿ustedes qué harían? Sencillo. Informarle al orangután yanqui que, en caso de concretar sus balandronadas, procederíamos a dejar pasar por todo México a las legiones de centroamericanos, africanos, asiáticos, etcétera, que busquen ‘la pesadilla americana’. Más aún que, por razones humanitarias, se les apoyaría en su recorrido. Se eliminarían todas las casetas de Migración en que actualmente, los ogros sádicos de Ardelio Vargas, para contentillo de los yanquis, basculean a los hermanos centroamericanos, no solo robándoles sus modestos ingresos, sino abusando sexualmente de las mujeres. Más aún, así reduciríamos la ola de prostitución centroamericana y de otros países que desde la orilla del Suchiate han competido y desplazado a nuestras prostitutas. ¿Qué diría el orangután del peluquín cuando entendiera que ningún obstáculo detendría el tsunami de migrantes del mundo? Pero para oponerse a la prepotencia yanqui deberíamos contar con auténticos representantes del pueblo mexicano y no con merolicos que anuncian que ‘se acabaron los huevos… de oro y hasta los de plomo.’”

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

Comentarios