En nuestro país, la cultura ha sido desde hace muchas décadas secuestrada por grupos, muy identificados de pseudointelectuales, que no permiten que sobresalgan, algunos, contados apenas con los dedos de las manos, pintores, escritores y menos aún los escultores.
Todo lo anterior no incluye a las comunidades indígenas, mucho menos a los jóvenes, ni a quien ha querido hacer, escribir literatura y que se le publique su obra, porque en todos los sectores hay gente verdaderamente buena en lo suyo, pero no conviene al grupúsculo de los, insisto, pseudointelectuales, dejar llegar, pues los dejarían en ridículo(casi), por la calidad e innovación de las y los nuevos creadores e intelectuales jóvenes.
Es decir, no le conviene al grupito en poder de todo lo que tiene que ver con la cultura y que si no te aceptan o dejan entrar en su clan, pues no hay manera de sobresalir. Requerimos de oportunidades verdaderas y no solo de concursos, etcétera, para poder dar cabida a quien merece tenerla, para expresar su arte, venga de donde venga, porque la cultura si no se renueva, se muere, se convierte en hueso roído por gusanos y estos días se deshace hasta por la contaminación.
Es buen momento, aunque parezca difícil, pero la violencia que vivimos hoy en día también se puede canalizar, entre la población en general, positivamente si se les escucha, si se le dan los espacios, si se les publican sus obras.
Cultura es la expresión humana de todos y cada uno, no es verdad que haya mala y buena cultura, toda actividad humana cuenta como cultura, no es nada más lo que juzguen los demás, como los ya mencionados grupillos malamente afamados, los que deben juzgar o decidir o comentocratear para bien o para mal a ésta o aquella obra, no, no, no.
La cultura es, está, se mueve, vive como todos, entre todos. La iniciativa de crear una secretaría, con presupuesto propio y toda la fortaleza de una institución como ésta, para impulsarla en todas sus formas y lugares, es un buen logro. Vamos a tratar de proponer lo mejor de los casos exitosos en otros países de nuestro entorno, Latinoamérica y el caribe, así como de los países primer mundistas, a la misma secretaría, para poder lograr una gran institución que lleve la demostración de la cultura y apoyos gubernamentales a todos los rincones del país.
Nuestra historia, y por ende cultura, es muy vasta, vamos, posiblemente una de las más vastas del mundo, pero no se le apoya debidamente, no por no querer hacerlo, sino por todos los entreveros que debe pasar alguien para que la cúpula, disque intelectual los acepte, o los palomee, y así puedan surgir y crecer, tenemos muchos ejemplos de éxito, como lo hemos visto en la serie que he presentado en artículos anteriores.
Argentina, Bolivia (artistas que no pagan impuestos), Colombia, Chile, Uruguay (donde mandan a sus artistas al exterior por años para que, al volver, presenten esas experiencias a los demás en su país, ese es el único precio, que lo compartan al volver) en fin, tantas otras experiencias exitosas, como las de Cuba, que ya hemos señalado. Esperemos que se lo podamos presentar a las autoridades de la Secretaría de Cultura, siempre con el afán de ayudar, pero realmente, a que México tenga y sea lo que de verdad merece, en términos de cultura, insisto, la secretaría, su creación, son buenas medidas, así que hagamos lo propio para llevar hasta ellos lo que sabemos que apreciarán, para mejorar y agilizar la presencia de nuestra cultura mexicana ante el mundo, pero sobre todo para nosotros mismos, apreciarla, quererla, desarrollarla.
Desde este humilde espacio, me permito solicitar de la manera más atenta a la señora secretaria de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, a que nos reciba, con un proyecto que está elaborado y es humilde pero posible, a varios de nosotros, así con ello llevar a cabo la transmisión de lo que hemos venido diciendo, durante las últimas semanas, meses ya, para ayudar a incrementar el impacto social de lo nuestro.
Señora secretaria de Cultura, con todo respeto permítanos solo unos minutos de su valioso tiempo, un espacio, para proponer, ayudar y cooperar a la mejoría de la cultura y su difusión exitosa, de lo que es de México.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorEntre el terrorismo y el robo
Artículo siguienteVuelve Herrera al América
Asesor especialista en políticas públicas de alta injerencia social, licenciado en derecho por la UNAM, maestro en tecnologías de la información con carácter social, productor y director de cine (cortometrajes y películas independientes) y de televisión (documentales y comerciales). Cambridge English: Proficiency.