El colectivo se llama Curiosamente. Incluye a comunicólogos, profesores, ilustradores y animadores. Entre ellos, Ruy Fernando Estrada, Sandra Cárdenas, Erasmo Rodríguez, Sergio Rivera, Erika Gasab, Manuel Moreno Castañeda y Tonatiuh Moreno Ramos.

Y se enlazan con un propósito: “Ciencia y cultura, por el placer de aprender. Una invitación para las mentes curiosas a despertar el sentido de la maravilla que solo el conocimiento puede dar”.

Son la parte sustancial del libro México lindo y herido, que además se enriquece con ilustraciones de los temas que aborda.

Hay explicación previa, preámbulo del contenido: “El título de este libro parece una contradicción, pero no es así: queremos que dejes de ver los hechos históricos y a sus protagonistas como buenos o malos. Queremos motivar tu reflexión y propiciar una toma de conciencia histórica. Vacunarte, en fin, contra la manipulación de la historia que solo permite pensar en polos opuestos.

“El decidir qué de lo lindo es feo y que de lo sano es herida, lo dejamos a tu pensar y tu sentir. ¡Ojalá que este texto cobre vida y motive muchos diálogos!”

Son interesantes los capítulos de la obra: “¿De qué presumen los aztecas?”, “¿Hubo españoles que pelearon del lado de los indígenas? Gonzalo Guerrero”, “¿Quiénes fueron los españoles que protegieron a los indígenas?”, “¿Cuál fue el esplendor de la Nueva España?”, “¿Qué ideales tenían los insurgentes?”, “¿Cómo se celebró la consumación de la Independencia?”, “¿Santa Anna hizo algo bueno?”, “¿Por qué celebramos a Benito Juárez?”, “¿Porfirio Díaz fue un héroe?”, “¿Quién inició la lucha por los derechos de las mujeres en México? El legado de Hermila Galindo”, “¿Qué ideales inspiraron la Revolución?”, “¿Cómo las maestras y maestros reconstruyeron el país?”, “¿Cómo ocurrió el milagro mexicano?”, “¿Qué pasó en las olimpiadas de México?”, “¿Cómo y por qué se industrializó México?”, “¿Cómo hemos avanzado hacia la democracia?”, “¿Cómo ha mejorado la educación en México?”, “¿Qué tan bien ha tratado México a los migrantes? y ¿En dónde está la riqueza de la cultura mexicana?

Sobre quiénes fueron los españoles que protegieron a los indígenas, se lee: “Durante la Colonia era de lo más común que los españoles arrebataran sus tierras a los indígenas y los trataran como esclavos. Pero algunos de los recién llegados abogaron por mitigar estos abusos con caridad, educación y trabajo”.

Hay ejemplos: Bartolomé de las Casas, quien recorrió lo que hoy es América Latina por más de 40 años. Fue obispo de Chiapas entre 1543 y 1547 y por defender a los indios se le considera un precursor en la defensa de los derechos humanos.

Pedro de Gante: Las primeras escuelas que los españoles pusieron en México se deben a él. Entre ellas destaca la de San José de los Naturales dedicada a los indígenas.

Toribio de Benavente Motolinía, quien era uno de los 12 franciscanos que arribaron en 1524. Llegó a expresar: “El que enseña al hombre la ciencia, ese mismo proveyó y dio a estos indios naturales grande ingenio y habilidad para aprender todas las ciencias, artes y oficios que les han enseñado. Tienen el entendimiento vivo, recogido y sosegado, no orgulloso ni demasiado como otras naciones”.

Dos Vasco de Quiroga. Llegó como abogado a la Nueva España en 1531. Se destaca por la defensa que hace de los indios en contra de los abusos de los militares españoles, en especial de Nuño Beltrán de Guzmán.

Fray Antonio Alcalde. Fue obispo de Guadalajara desde 1771 hasta 1792, cuando murió. Realizó una misión en beneficio de los habitantes más pobres de Nueva Galicia, como la construcción de habitaciones para las personas que carecían de viviendas.

De la olimpiada de 1968 inicia así: “El presidente de México Gustavo Díaz Ordaz exclamó en el estadio Olímpico de la Ciudad de México: ‘Declaro inaugurados los Juegos Olímpicos de México que conmemoran la 19 olimpiada de la era moderna’.”

Esto fue el 12 de octubre de 1968. Y sigue una recopilación de eventos deportivos. No hay alusión al movimiento estudiantil con su secuela trágica escrita en Tlatelolco.

Pero otros de las historias son más directas, siempre en el sentido de que los lectores no prejuzguen pero que, con todo su derecho, se expliquen sucesos torales del pasado de nuestra República.

De Editorial Grijalbo, la primera edición es de septiembre de 2019.

Comentarios