Así es, México no es “pelele” de ningún país, ninguna ideología y mucho menos de los designios de un personaje. Nuestro país es y será soberano, constituido por ideas de libertad y progreso que son ajenas a los intereses de naciones extranjeras, mucho trabajo costó dejar en claro esta máxima ante el mundo.

Debemos recordar las múltiples intervenciones extranjeras en nuestro territorio, gestadas en prácticamente todo el siglo XIX. Derramamientos de sangre, traiciones, luchas internas, desolación, muerte. Mucho hemos luchado los mexicanos y no debemos olvidar; por eso la independencia, soberanía y libertad de autodeterminación es de los mexicanos y para los mexicanos. No tengamos amnesia, justamente nuestros intereses pertenecen y son para y por los mexicanos más no para potencias extranjeras que traten de atemorizar, amedrentar y chantajear. La postura del presidente Andrés Manuel López Obrador ante la negativa de felicitar al virtual presidente de EU Joe Biden y esperar hasta que sea oficial su cargo político, no es una falta de buena vecindad, tampoco debe tomarse como una descortesía diplomática, por el contrario es una cautelosa visión al dejar en claro que México toma sus propias decisiones y no está supeditado a caprichos pro-yanquis como en su momento lo dejó ver el expresidente Vicente Fox al sugerirle a un jefe de Estado (Fidel Castro Ruz, líder indiscutido de la República hermana de Cuba), la frase “comes y te vas” dando un claro guiño y apretón de manos al norteamericano George Bush, presidente de EU aquel 22 de marzo de 2002 en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Tremendo desaguisado el de Vicente Fox al líder indiscutible de la Revolución cubana. Fox nunca entendió o no sabía –como muchas otras cosas que caracterizaron a su gobierno con sus múltiples y absurdas ocurrencias– la trascendental y legendaria doctrina Estrada la cual de forma ejemplar y sublime expone lo que significa tener dignidad y no someterse México ante ningún Estado extranjero.

La doctrina Estrada fue promulgada el 27 de septiembre de 1930 por Genaro Estrada Félix colocando los principios de libre autodeterminación de los pueblos y de no injerencia en los asuntos internos de otros países como elementos rectores de la diplomacia de México. Algunos ejemplos de la doctrina a lo largo de la historia de México son:

Guerra civil española 1936-1939

El gobierno mexicano presidido por Lázaro Cárdenas dio refugio a miles de españoles que huían de las barbaridades de la guerra y la opresión de la dictadura franquista. También se dio refugio al líder revolucionario León Trotsky perseguido político de su país la extinta URSS.

Años de 1970

México participó en la caída del mandatario Anastasio Somoza en Nicaragua. El presidente José López Portillo consideró como horrendo el genocidio, la represión somocista y dio refugio a sandinistas.

Guerra civil de El Salvador, 1981

Por una declaración de los gobiernos de Francia y México, se reconoce al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional como “fuerza representativa” de El Salvador, y por tanto, con derecho a participar en una solución política del conflicto.

Cuba-Estados Unidos, 1994

El presidente Carlos Salinas de Gortari fue el conciliador en la crisis de los balseros, México sirvió de intermediario entre el gobierno cubano y el de los Estados Unidos para lograr un acuerdo migratorio satisfactorio en ambas partes.

2019

El presidente Andrés Manuel López Obrador se apega a los principios de la doctrina Estrada para mantenerse al margen en la crisis del gobierno venezolano y reconoce a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela.

La doctrina Estrada es un valioso compendio de ideas que sintetiza dos aspectos vinculados en la historia de las relaciones internacionales de México: por un lado la actitud clara e inteligente en contra del colonialismo, del abuso del poder, de la explotación económica y de la intervención de las potencias imperiales europeas y de los Estados Unidos de Norte América, en la América Latina y por el otro, la necesidad de que México se vincule internacionalmente con otros países y con ellos comparta una serie de principios en los que fundamenta el ejercicio de su política exterior.

De ahí que la continua injerencia e intervención o amenaza a México, haya llevado a la elaboración de un aparato jurídico conceptual que fue incorporando en el sistema jurídico mexicano en las sucesivas constituciones de diversa forma, para culminar en 1987 con las modificaciones al artículo 89, fracción X, en el que se establecen los principios que deben regular la política exterior mexicana: autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; y la lucha por la paz y seguridad internacionales.

Libre decisión de los mexicanos en política internacional y nacional, ningún grupo ni intereses mezquinos deben sobreponerse antes de los intereses sociales y del pueblo de México. El verdadero pueblo mexicano porque el que representa a los intereses e ideas de los neoliberales es solo el bienestar individual mas no el social, el bienestar económico mas no el colectivo, el interés de ponerse de rodillas ante EU solo por lo deslumbrante que pueden ser las ventajas de tener dólares en los bolsillos. ¿Tú lo crees?… Yo también, sin duda.

Comentarios