Mi experiencia de intercambio

1613
experiencia
experiencia
Al llegar a otro país todo te parece extraño, curioso y nuevo

LAURA VITE CRUZ
Maestría en administración ICEA-UAEH
Universidad de Bremen, Alemania

Una decisión trascendental que marcará siempre mi vida es mi intercambio académico, que inició como idea de intercambio intercultural motivado por un sentimiento de aventura y exploración. Elegir la universidad receptora fue todo un reto, debido a que la primera opción fue España por la similitud del idioma, sin embargo, al final Bremen, Alemania, terminó siendo el destino.
Bremen es una ciudad al norte de Alemania, la cual tiene vías de transporte accesibles que conectan a toda la cuidad, la mayoría de las personas en Alemania son bilingües y les gusta aprender de las personas que llegan, su comportamiento es amable y honesto, lo que facilitó mi estancia y la hizo muy agradable.
Al llegar a otro país todo te parece extraño, curioso y nuevo. Y surge la nostalgia que te hace pensar qué harías ahora en tu país. Mientras pasan los días y te adentras en la cuidad, su gente y su forma de vivir, vas comprendiendo, acatando reglas y haciéndote a la idea de que es tu nuevo hogar por algunos meses.
La forma de pensar cada día es más amplia y tus paradigmas van cambiando, te enorgulleces de ser mexicana pero sobre todo salta el orgullo de ser hidalguense. Tus historias al principio solo son de temas sobre México, de cómo somos y de nuestras tradiciones, al paso del tiempo las historias cambian a ser más sobre las experiencias que estás viviendo y cómo te va en el día a día de tu intercambio.
La experiencia hasta cierto punto parece ser un sueño, que cada día lo vives al máximo, aprendes a planear, hacer tours y disfrutar de todo lo que tiene cada lugar que visitas. Te llenas de memorias, vivencias y conocimientos. Creo que lo que más me impactó fue visitar Berlín, en donde pude ir al museo del Holocausto, es algo impresionante e imaginable.
Otra experiencia fue poder ir a esquiar, lo cual en México es imposible por las condiciones climáticas, al principio no podía ni pararme, poco a poco logré tomar confianza y superar mis miedos y pude bajar de la montaña sin caerme, para mí ha sido un gran logro y un recuerdo que se quedará permanente. Y así como esta experiencia viví muchas y hoy puedo decir que Bremen es mi segundo hogar. Estas decisiones han sido punto clave en mi formación y generaron en mí el deseo de poder hacer algo por mi país.
Mi vida dio un giro de 360 grados, he crecido personalmente, mi acervo se ha ampliado, mis conocimientos se han reafirmado, mi capacidad de comunicación en otro idioma es mayor, aumentando fluidez y coherencia.
Y ahora no puedo terminar sin decir que agradezco a mi universidad, la Autónoma de Hidalgo y a su dirección de relaciones internacionales por la oportunidad, motivación y apoyo para que este sueño fuera una realidad y se cristalizara en una gran experiencia de vida.

Rating: 3.3. From 4 votes.
Please wait...

Comentarios