Soy de las que crecieron escuchando las baladas de José José. Por eso, su muerte me conmueve, por eso lo seguiré escuchando. Es así como me atrevo a compartir solamente 10 de sus canciones que marcaron mi vida:

10. “Amar y querer” (1977). “Es que amar y querer no es igual, amar es sufrir, querer es gozar”, en una fiesta me la cantó un exnovio y me dio mucha ternura. Me gustó que se diera cuenta que yo sé querer.

9 “Dónde vas”. “Cuando decidimos ser amantes y pareja, dejamos muy claro que nunca entre nosotros habría rejas. Es mejor hablar que esconder un sentimiento, es mejor decir a tiempo perdóname amor, lo siento”. Y ese miedo a la infidelidad y esa certeza que nada como ser leal.

8 “Sin ella” (1969). “Toda la noche esperé, que viniera ella, pero no llegó y sollozando tenía que ser, lo que es pasar un día más sin ella”. El deseo perverso cuando anhelas que te extrañe, que suspire por ti, que desee tenerte a su lado.

7 “De pueblo en pueblo” (1972). “Pero ahora mismo vuelvo a mi vida de peregrino, haré de cuenta que eres la gente que nunca vi. Agarro el paso sin detenerme, mirando al frente para seguir, cantando siempre, cantando así”. Jamás dejar de seguir creyendo en ti, aunque otra gente te decepcione.

6 “Alguien vendrá” (1970). “La soledad es pasajera, siempre se va tal como llega, alguien habrá que esté esperando para darte el amor que vas guardando. No pienses más alguien te espera…”. Desde muy jovencita era mi himno optimista, siempre con la certeza de que el amor es posible.

5 “A las puertas del colegio” (1976). “Veo tu rostro entre chicas de azul y en sus cuadernos busco aquel corazón que grabaste por mí”. La cantaba por un niño por el que suspiré toda la secundaria y decía que, al paso del tiempo, escucharía con nostalgia esta letra, y sí, me envuelvo en melancolías.

4 “Mientras llueve” (1979). “…corramos, son la nueve, amor, tu pelo todo se enredó, los dos miramos al espejo y un beso tierno marca el adiós”. Esa primera vez tan gozosa y tan deliciosamente compartida.

3 “Farolero” (1978). “Y ya lo ves, pasan los años dejando huellas al pasar, nuestro amor es imposible, yo soy pez de río, tú eres pez de mar” y entonces fue cuando decidí convertirme en sirena.

2 “El triste” (1969). “Qué triste, todos dicen que soy, que siempre estoy hablando de ti, no saben que, pensando en tu amor, he podido ayudarme a vivir”. Un amigo muy querido, siempre que puede, la canta, la comparte conmigo, la vuelve serenata e himno de su vida. Un hombre que se dejó abatir por sus tragedias, que le gusta saborear su dolor y que no dejo de pensarlo cada vez que escucho esta canción.

1 “Una noche de amor” (1981). “¿Cómo uno puede sentirse tan feliz? Y es que todo, es solo una noche de amor. Una noche de amor aquí. Tú y yo desde hoy hasta la eternidad”. Y hoy todavía es el soundtrack de mi vida.

Comentarios