nosotros….- Miércoles 20 de septiembre. La ayuda llega a la Ciudad de México, Morelos y Puebla, estados donde el sismo afectó en mayoría; sin embargo, no es suficiente. Mi hermana y yo nos encontramos en el supermercado comprando víveres, como muchas personas más. Nos miramos a los ojos con dolor, con la incertidumbre a flor de piel pero con el ánimo de ayudar como sea, como se pueda. Los más jóvenes se muestran más impetuosos y participativos. De repente ya no somos decenas sino centenas los que estamos dispuestos a colaborar. Somos más los buenos, me digo. No todo está tan mal…

Enciendo el televisor y las centenas de personas ayudando se vuelven miles, y tras los miles decenas de miles. No importa si es con una botella de agua, removiendo escombro, salvando vidas, la gente ayuda. Y no solo las mujeres y los hombres, también los perros, nuestros compañeros de narices frías y miradas cálidas. Es inevitable no llorar ante semejante acto de amor. México se levanta, una vez más gracias a su gente, la verdadera

esperanza….- La esperanza reside en nosotros… y se necesita más que un huracán y varios temblores para derrumbarla…

@Lucasvselmundo.-

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorEl sismo y volver a lo mismo. ¡No!
Artículo siguienteEl horror del romance; romance en el horror
Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.