El libro de la semana

Rosa María Valles Ruiz es integrante del consejo editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), profesora investigadora en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu), autora y/o coordinadora de 33 libros. Uno de ellos, el que ahora nos ocupa, inscrito en una de sus líneas de investigación (la historia oral) es El minuto impredecible. Historia de vida de una persona con discapacidad.
En ese texto se aborda la historia de vida de Martha Heredia, una mujer mexicana con discapacidad motriz. Contrajo poliomielitis desde los dos años y medio de edad, y a partir de entonces y hasta la actualidad (2017) usa muletas y silla de ruedas.
La autora comenta que tituló a su trabajo así por considerar que en la vida de toda persona surge siempre “un minuto impredecible” que se expresa en una llamada telefónica, un diagnóstico, una frase demoledora o estimulante que puede cambiar el rumbo de la existencia. En el caso de Martha fue el diagnóstico dado a conocer a su madre (Rosa Montero) de que su hija tenía polio y que a partir de entonces su movilidad, de la cintura para abajo, sería totalmente restringida.
Aquel minuto significó para la pequeña complicaciones severas no solo para caminar sino para el crecimiento de sus piernas. Fue sometida a numerosas cirugías, más de 30, y podía moverse solo con aparatos ortopédicos que le ceñían la cintura y los muslos hasta los tobillos. Sus pies eran acomodados en unas botas especiales.
Bien a bien la niña no sabía lo que pasaba, solo recuerda la fortaleza de su mamá por cuidarla aunque también por esconder ante el público que la niña no podía caminar por sí misma. En algunas fotografías se observa que colocaban a la pequeña atrás de modo que no se notaran las muletas.
Sus recuerdos son disímbolos, sus emociones hacia su familia también. De amor y ternura hacia su madre; de desconcierto por el rechazo de
su hermana, de solidaridad de y con su hermano más chico que ella.
La madre de Martha no se casó con Alfredo, el papá de la niña, quien al saber que su hija tenía polio la abandonó justo cuando estaba en el hospital. Después supieron que se había trasladado a Zacapu, Michoacán, a casarse con una abogada.
Los padres de Alfredo siempre rechazaron a Rosa Montero por tener un hijo de una relación anterior. Cuando Rosa llevó a la niña con sus abuelos y la abandonó en la puerta de la casa paterna, la menor se resistió. “¡No me dejes aquí!, ¡no me dejes!” Pero la madre la dejó y le aseguró que volvería por ella.
La idea de Rosa Montero era hacerles ver a los abuelos paternos que la responsabilidad de aquella niña no era solo de ella sino también del hijo de ellos. Martha Heredia vivió en la casa de sus abuelos por un año. Guarda recuerdos lastimosos como cuando el abuelo la golpeaba con un cinturón porque la veía que se arrastraba por el piso de un patio y eso lo exacerbaba.
Rosa Montero recogió a su hija y ambas vivieron un peregrinar áspero y desolador. La hija logró entrar al Instituto Pedagógico, un lugar donde había personas con diferentes discapacidades. Cursó allí la primaria y la secundaria y al salir se inscribió en la UNAM para prepa.
En la máxima casa de estudios del país vivió otro minuto impredecible. Observaba con tristeza y envidia a los nadadores de la alberca olímpica de la UNAM y pensaba que su discapacidad le impediría siempre poder nadar. Un entrenador la observó y platicó con ella. Le hizo saber que la fuerza de sus brazos y su dorso le permitirían nadar. Ella aceptó el reto a tal punto que como preparatoriana llegó a ser campeona de natación de la UNAM y viajó prácticamente por todo el mundo.
Aquella experiencia fue definitiva en su vida. La inseguridades, la tristeza, la nostalgia por lo que otros y otras personas “normales” hacían, fue dando paso a una soberbia infinita, una seguridad plena de que ella era un ser humano con capacidades tales que le permitían sobresalir.
En la actualidad (2017), Martha Heredia es asesora de atletas de alto rendimiento. Está casada con José Chan, un hombre sin ningún tipo de discapacidad, tiene dos hijos y espera cada amanecer con nuevos bríos y proyectos que la hacen una mujer plena y feliz.
El minuto impredecible. Historia de vida de una persona con discapacidad fue publicado por la UAEH en coedición con la editorial Gernika. Está a disposición del público en la Librería Carácter, en el Pabellón Universitario, Ciudad del Conocimiento.
El fondo editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo en su programa de promoción de sus libros y sus autores, este mes participa en la 52 Feria Nacional del Libro de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí del 9 al 19 de marzo, en la Feria Universitaria del Libro Nuevo León UANLeer del 15 al 20 de marzo, Feria Nacional del Libro de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla del 17 al 26 de marzo y en la 18 Feria Internacional del Libro de la Universidad Autónoma de Baja California del 30 de marzo al 4 de abril.

Esperamos
sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

No votes yet.
Please wait...

Comentarios