La descripción que del feminicidio hace la diputada federal perredista Karen Hurtado Arana llama a la reflexión y provoca ira e impotencia.
Dice Karen que el feminicidio es la cara más aterradora de la descomposición social porque la pobreza, marginación e ignorancia son caldo de cultivo para que ese cáncer lacerante se propague por todo el país.
Y se propaga merced a la omisión cómplice de la autoridad federal, estatal y/o municipal que evita aplicar protocolos que garanticen los derechos y la seguridad física de las mujeres en todo el país.
Karen es presidenta de la comisión especial de alerta de género de la Cámara de Diputados y, a estas alturas de la 63 Legislatura federal, todo indica que concluirá su gestión como otras legisladoras que han impulsado la defensa de los derechos de las mujeres y combatido la trata de ellas.
El tema, empero, siempre implica el riesgo de oportunistas y vivales que, desde el Congreso de la Unión y otras instancias estatales legislativas, hacen del tema un negocio que les da para vivir con largueza e incluso brincar de cargo en cargo con cobro al erario público.
Y, en tanto, este fenómeno criminal no tiene para cuándo amainar, evidencia de lo que dice la legisladora perredista, la descomposición social.
En México, refiere Karen, cada día son asesinadas seis mujeres y, al menos la mitad, con algún grado de violencia; además, y esto es alarmante, las víctimas tienen entre 11 y 30 años.
Hace un par de días, en la Cámara de Diputados se celebró la instalación de la comisión especial de alerta de género, que preside la legisladora Karen Hurtado, en cuyo mensaje reclamó la omisión gubernamental para combatir ese problema. Cotidianamente, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil dan a conocer casos de mujeres asesinadas por razones de género.
En ese mensaje recordó que en 2007 se aprobó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pero esa letra ha estado muerta porque, acotó, estados y municipios han evadido el tema, maquillado cifras y se niegan a aplicar protocolos con perspectiva de género.
Lamentable y de vergüenza. Mire usted, de acuerdo con la información aportada por la diputada perredista, el mecanismo de alerta de violencia de género se ha emitido en 11 municipios del Estado de México, ocho de Morelos, 14 en Michoacán, siete en Chiapas, cinco en Nuevo León y 11 en Veracruz. Dice falta mucho por hacer. Dirías que muchísimo y, además, esas cifras son una ofensa y evidencia criminal de omisiones que implican complicidad.
¿A quién o quiénes conviene echar bajo la alfombra y hasta el fondo del escritorio la alerta de violencia de género?
Jueves. Tocó el turno a Michoacán de recibir el facsímil de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917. La entrega correspondió a Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, en representación del presidente Peña Nieto.
Ruiz Esparza dijo que en esta administración se ha dado la mayor cantidad de reformas constitucionales, con el fin de potenciar el desarrollo nacional en favor de las familias mexicanas. Y dio como botón de muestra la reforma de telecomunicaciones, cuyos efectos favorables ya se han sentido en el bolsillo de los mexicanos. Retomó la definición presidencial de que la Constitución es nuestra brújula y nuestro faro, y afirmó que ese texto centenario es símbolo de unión y fortaleza para atender y superar los desafíos que enfrentamos.
También llevó buenas noticias a los michoacanos: inauguró el anillo periférico oriente de La Piedad, en el que se invirtieron más de 550 millones de pesos para impulsar el comercio, la industria y el turismo en la región. Y se reunió con el Comité Ciudadano para el seguimiento del Plan Michoacán, que incluye 83 obras y acciones de infraestructura que requieren casi 40 mil millones de pesos, una inversión sin precedente en la entidad.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon
@msanchezlimon1
@Entresemanamx

No votes yet.
Please wait...

Comentarios