¿Cómo se siente usted cuando miente, ya sea a sus hijos, a su pareja, a sus amigos o a su jefe? Si es un cínico, pues no sentiría nada, pero si es honesto se sentiría mal y prometería mejorar su actitud. Pero si miente a más de 122 millones de mexicanos, ¿cómo se sentiría?

Si fuera honesto mejoraría el modelo económico y el de la distribución de la riqueza para buscar mejores condiciones de vida para los mexicanos; pero si no, seguiría mintiendo, pretendiendo mostrar un crecimiento y un fortalecimiento económico inexistente.

Como la idea que Stalin tenía de la democracia: “en la democracia no gana la mayoría, sino quienes cuentan los votos” ¿Quiénes creen en la cifras oficiales? Simplemente chocan con la realidad, los mexicanos están en el desahucio social y económico, no alcanza el dinero, porque el poder adquisitivo se deteriora, lenta pero inexorablemente.

No obstante, el día 13 de este mes, en el evento del lanzamiento de la cita médica digital del IMSS, el presidente Peña Nieto anunció que México alcanzó por primera vez la generación de un millón de empleos formales, sumando ya 2 millones 600 mil en lo que va de su administración, lo que valió para que Mikel Arriola, director general del IMSS, mencionara en entrevista radiofónica que el gobierno de Peña Nieto era el gobierno del empleo.

Veamos, ¿qué expertos dan la certeza de las cifras que publica el IMSS?, que ya se considera un referente oficial del empleo. Revisando las cifras del Inegi se puede observar que la población tampoco ha permanecido estática, dado que en 2013 la población de 15 años y más sumaron más de 86 millones de personas y para 2016 llegaron a más de 90 millones de demandantes de empleo, por lo que las personas ocupadas en 2013 eran 49.9 millones de personas y para lo que va de 2016 suman 52.043, la diferencia es de 2 millones 98 mil empleos, menor a los 2 millones 600 mil que se informó el martes 13 de diciembre. Si sumamos el incremento de la población en edad de trabajar no hubo avance, quedamos en el mismo lugar.

Cabe mencionar que no se han publicado cuántos de los nuevos empleos han sido para los mexicanos, porque en Guanajuato la población de japoneses se ha incrementado enormemente, al grado que ya hay un consulado de ese país en la entidad y, claro, no son turistas.

Si bien la tasa de desocupación es baja, 4 por ciento, la de subocupación, que es un desempleo disfrazado, llega a 8.1 por ciento y la tasa de informalidad laboral es de 57.31 por ciento; agréguele usted que el análisis que realizó la Cepal entre el salario mínimo y el valor de la línea de pobreza, el salario debe alcanzar por lo menos para cubrir las necesidades del trabajador y su familia; en México el indicador nos marca una correlación de 0.66, lo cual quiere decir que el salario mínimo que se paga a los mexicanos apenas cubre 66 por ciento de sus necesidades en las últimas tres décadas, lo cual quiere decir que el deterioro de su bienestar se ha agudizado y el incremento para 2017 no representa ninguna mejora, por lo que el empobrecimiento se incrementará.

Por si fuera poco, los despidos se han dado bajo diversas estrategias, como las jubilaciones y los llamados retiros “voluntarios”, o de plano liquidaciones, se habla de más de 500 mil despidos; por ejemplo la Secretaría de Hacienda informó en julio de este año que con el propósito de alinear las estructuras organizacionales con los recursos autorizados por la Cámara de Diputados, se eliminaron 11 mil 252 plazas de diversas dependencias del gobierno federal, además anunció que para 2017 se crearán 33 nuevos programas; ah, pero uno de ellos es para los despidos de los trabajadores por la cancelación de plazas, por la racionalidad y austeridad del gasto.

Gracias a la reforma energética, al inicio de este año Pemex despidió a 10 mil trabajadores, de un plan de 60 mil despidos antes de que termine el año, si los contratan otras empresas se llaman nuevos empleos.

Por lo que denominar a la administración de Peña Nieto como el gobierno del empleo me resulta descabelladamente surrealista y un vil engaño a los mexicanos. Dijo el presidente los nuevos empleos son resultado de la confianza de los empresarios, “que saben que México va a seguir creciendo”, imagínese usted en campaña expresó que con reformas el PIB crecería entre 5 y 6 por ciento; cuando el Banco de México declaró que para 2017 si acaso llegará el PIB a 1.6 por ciento. ¿Y usted qué piensa?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios