Inicio Especiales Algarabía Mito: Las cosquillas nos causan gracia

Mito: Las cosquillas nos causan gracia

150

José Pablo Guerrero Sierra

Lo sabemos desde pequeños: cuando alguien nos hace cosquillas es inevitable que se nos escape una carcajada, a veces incluso un golpe involuntario –a menudo merecido– hacia la persona que, en su juego, en realidad nos causa un malestar.

Un estudio realizado en la Universidad de Tubinga, en Alemania, reveló que cuando escuchamos un chiste o nos hacen cosquillas, se activa la cisura de Rolando –una hendidura que se encuentra en la parte superior de nuestro cerebro–, la cual interpreta todo aquello que “nos causa risa”.

Por su parte, Sarah-Jayne Blakemore, investigadora del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres, asegura que, cuando alguien nos hace cosquillas, se activan dos zonas cerebrales: el córtex somatosensorial, que interpreta el tacto, y el córtex cingulado anterior, que procesa el placer; lo curioso es que no respondemos igual si intentamos hacernos cosquillas a nosotros mismos, que si alguien más lo hace.

En ese estudio se encontró que las cosquillas activan el hipotálamo, zona del cerebro que contiene nuestros instintos más básicos, como el de huir del peligro. Los científicos piensan que “la risa” es una manera de mostrar sumisión ante quien nos “somete”; “riendo”, el cuerpo pide que termine el “ataque”, pero en realidad, lo que sentimos es pánico.

Como dijo Francis Bacon: “las cosquillas son siempre dolorosas y no bien soportadas”, es decir, causan una respuesta de huida, aunque parezca de gracia.

Semblanza

La misión primordial de este libro es la de eliminar los estigmas, estereotipos y “mala cara” que tiene la ciencia –en especial en este país–. La ciencia, así como el arte o la historia, para ser promovida correctamente tiene que ser platicadita con ejemplos prácticos y de importancia para la vida diaria. La ciencia por sí misma es atractiva y es, esencialmente, el mejor juego que tienen las personas jóvenes y los adultos, ya que esa misma curiosidad que tienen los niños se aplica siempre con las investigaciones y experimentos científicos. El propósito de la ciencia es el entendimiento de las cosas que nos ayudarán a persistir hasta que el cosmos lo permita.

En esta obra se explican los conceptos más emblemáticos de la geología, la biología, la física y la química, así como las relaciones entre ellas y también las aportaciones más importantes que hicieron grandes personajes de la ciencia, sin las cuales no podríamos explicar nuestra existencia ni la de nuestro entorno.

Comentarios