Pretende una administración basada en evidencias

Pachuca.- A casi 15 días que el gobernador Omar Fayad presentó el tablero de indicadores con el que la sociedad podrá medir los avances de su administración, la unidad de planeación trabaja para que las diferentes secretarías y áreas continúen con el ejercicio de mostrar acciones basadas en evidencias.
Graciela Jiménez Islas, coordinadora general para el desarrollo regional y metropolitano, y Xóchitl García, directora general de concentración y gestión, ambas pertenecientes a la unidad de planeación y prospectiva, platicaron a Libre por convicción Independiente de Hidalgo sobre los nuevos retos una vez publicado el tablero de indicadores.

¿Cómo les fue con la presentación de los indicadores?

“Muy bien, creo que la respuesta de la ciudadanía ha sido muy importante. Es gobierno verdaderamente abierto y cercano a la población, lo que ha permitido coordinar todos los esfuerzos de cada una de las secretarías, de los enlaces de planeación para hacer realidad que hoy tengamos un informe que es ejemplo a nivel nacional.
“Es el primer informe que está sustentado en indicadores tácticos, que son aquellos que dicen lo que le toca hacer a cada una de las dependencias y además lo pone en una herramienta que es el tablero de indicadores que está al alcance de todas las personas en un microespacio en la página de gobierno, donde además tenemos infografías y videos.”

¿Y ahora qué sigue para planeación?

“Sigue monitorear. Si se deja este primer ejercicio de medición en el olvido, está destinado a que llegue otro año y que unos siguieron su camino y está en verde, amarillo o rojo; pero si no se hace un análisis de monitoreo y no estamos constantemente verificando que los planes y las acciones se lleven a cabo, simplemente las dependencias pueden aflojar el paso o pueden suceder acciones que no están dentro de su alcance.
“Todo ese tipo de acciones tienen que ser monitoreadas, no solo para cumplir los indicadores, esa no tiene que ser la meta; el indicador nada más es una medida. Si nosotros no monitoreamos, no vamos a estar seguros que el producto final va a existir, el éxito de la evaluación es precisamente la medición continua.”
Ambas funcionarias coincidieron que el primer Informe del Gobierno estatal fue de resultados, mismos que son construidos continuamente, ya que si un secretario nada más porque se acerca el informe empieza a hacer actividades, durante todo el año no habrá una acción sustantiva para modificar su sector.
“Eso es lo que le toca a planeación y prospectiva, monitorear y seguir construyendo y vigilando el cumplimiento porque al interior de ese monitoreo tienen que tomarse muchas decisiones, acciones de mejora e incluso acciones de aceptar equivocaciones, de decir nos equivocamos, no se está cumpliendo el objetivo y hay que retomar.”

Pasar de la administración central a paraestatal

Las encargadas de desarrollo regional y desarrollo y gestión indicaron que lo que sigue es pasar de la administración central a la paraestatal, donde buscan acudir a todos los organismos y replicar el ejercicio de medición a través de indicadores.
“Fueron tocados en este ejercicio pero con un solo indicador por cada uno de los organismos, ahora tenemos que ir y trabajar a fondo para que exista esta reflexión, estos diagnósticos y los resultados. No significa que no están dando resultados, significa que vamos por etapas.”
Explicaron que ahora los servidores públicos tienen una nueva visión y que no es un trabajo improvisado, sino planeado, “desde la unidad de planeación y prospectiva no sería posible sin un compromiso tan serio, sin un bagaje técnico y sin la aportación de cada una de las dependencias”.
Además, comentaron que el gobierno necesita una ciudadanía que se involucre más y que exija a los servidores públicos a través de los indicadores para que respondan a ese empoderamiento.

¿Cómo pretenden hacer el monitoreo para que las dependencias cumplan?

“Con una estructura de trabajo, de ir verificando tanto el cumplimiento de los indicadores como el ejercicio de algunos de los proyectos que son estratégicos para cumplir esos parámetros, porque no solamente vamos a ir tras el indicador, de decir que estaban en cinco y subieron a siete, sino que veremos qué acciones que hay alrededor están cumpliendo y qué actores están involucrados. Es un ejercicio de evaluación y monitoreo más serio en cada una de las acciones.”
Destacaron que uno de los resultados que no le corresponde propiamente a planeación pero realizó la base para eso, es la modificación y la orientación de presupuesto, para que puedan hablar de uno verdadero basado en resultados.
“Cuando se hace el ejercicio del presupuesto, se tiene que decidir sobre las prioridades de los ciudadanos, las cuales están en los indicadores, y el cumplimiento está ahí. Uno de los elementos de monitoreo y evaluación que nos da, es ver que algún indicador no se cumple, porque solo se invirtió un peso, cuando necesita cinco, porque ese indicador es primero que el otro en el que estamos desperdiciando el dinero.”

Organización, parte fundamental

Las funcionarias comentaron que anteriormente estaban desarticuladas las acciones de las secretarías, “al tener desarticulaciones, la planeación se olvidaba después y ya no tenía una retroalimentación y no podía mover herramientas tan prácticas e importantes como el presupuesto mismo. Todo estaba trabajando pero estaba aislado y eso no permitía tomar decisiones como las quiere el gobernador, serias y reales”.
Precisaron que en el tablero de indicadores se vincula una base de datos donde están las evidencias y es el sistema de información georreferencial, “a partir de este momento, si una dependencia tiene una acción la tiene que reportar ahí, en donde se está realizando y tienen que poner su evidencia para ver si hay o no avance”.

¿Cómo van a demostrar las secretarías que cumplen?

“Ya se tiene todo un protocolo para decir esto es evidencia y esto lo inventaron. Se va a estar actualizando constantemente, el gobernador dijo que en seis meses volverá a hacer otra evaluación; nosotros vamos a ir consolidando las evidencias y después vamos a volver a subir al tablero.”
Precisaron que actualmente los indicadores informan las acciones de cada secretaría de forma particular e irán actualizando sus evidencias, pero en seis meses iniciarán un nuevo ciclo donde van a reconsiderar todos los indicadores.
“A lo mejor vamos a quitar unos y a lo mejor vamos a crear otros nuevos y con esta experiencia todos aprendimos y sabremos que vamos a tener más cuidado en cómo establecemos nuestras metas y siempre para crear un indicador; hay varios requisitos y uno de ellos es que tienen que tener metas alcanzables pero retadoras porque si no cuenta, no cuenta la autocomplacencia.”

¿Cómo puede la sociedad comprender el semáforo de indicadores?

“En la semaforización, lo que está en verde es lo que se tenía previsto, en amarillo es positivo, muy cercano a la meta; rojo requiere una revisión de la estrategia, una acción inmediata; y el negro son los que su meta está programada hasta 2018 pero sí tuvieron avances en 2017.
“El tablero tiene nuestro plan, objetivos generales y específicos y los indicadores. El ejercicio de la elaboración de los indicadores exige que la ciudadanía conozca el tema, que sea un conocedor no solo teórico sino en la práctica, que domine el tema y que sepa establecer cosas básicas.
“Pero de las construcciones de los indicadores que la relacionen entre variables que nos permita sintetizar la realidad que queremos medir, para que verdaderamente tengan un impacto de cambiar para bien la realidad de las personas, no queremos llenarnos de indicadores, queremos que eso nos sirva para que la realidad sea mejor para que la población en Hidalgo esté mejor”, finalizaron.

Semaforización del tablero

  • Tenía la meta hasta 2018
    pero tuvo un avance en 2017
  • Requiere revisión de la estrategia o su meta se cumple en diciembre de 2017
  • Positivo, muy cercano a la meta
    de 89 a 75 por ciento
  • La meta se cumplió arriba de
    90 por ciento

 

Comentarios