El libro de la semana

Dentro del fondo editorial de la Autónoma de Hidalgo (UAEH) destaca el libro titulado Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Monografía. Segunda parte 1937-1978, que fue compilado en 1978 por el licenciado Rafael Arriaga Paz. Este texto tiene como referencia la Monografía del Instituto Literario del Estado de Hidalgo de la autoría del profesor Teodomiro Manzano y que contiene datos históricos de 1869 a 1937.
La Monografía 1937-1978 recupera parte de la vida universitaria y cita como antecedentes la creación del Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios, el 3 de marzo de 1869. Contiene además la historia del lema de la UAEH “Amor, orden y progreso”, derivado de la filosofía positivista de Augusto Comte a finales del siglo XIX y referente a esa corriente, que tuvo como uno de sus principales expositores al médico y educador Gabino Barreda. Aquel lema fue adoptado por la Escuela Nacional Preparatoria. La descripción e interpretación la ofrece el licenciado Javier Romero Álvarez.
El libro también incluye el antecedente y significado del escudo de la UAEH, en un texto del profesor Salvador Salgado C, quien de manera minuciosa se adentra en la estética del autor, el artista Medardo Anaya Armas. Finalmente, en el preámbulo del libro, Rafael Arriaga Paz evoca con su poesía el símbolo de la escultura de la garza.
Al hacer una referencia del nacimiento de la universidad, el 3 de marzo de 1869, transcribe íntegramente el discurso que pronunció el entonces senador de la República Carlos Ramírez Guerrero, que junto con otros distinguidos hidalguenses contribuyó a fundar la máxima casa de estudios de la entidad. A ese discurso se agrega el que expresara el doctor Jaime Torres Bodet, secretario de Educación Pública, quien, con la representación del presidente de la República Adolfo López Mateo, asistiera a tan histórico acto y pronunciara lo siguiente:
“El señor presidente López Mateos me ha conferido el muy grato encargo de transmitir a ustedes sus parabienes, así como los votos que eleva por el acierto de una institución que lleva en su nombre el recuerdo de un prócer de la libertad y de la verdad, el Padre de nuestra Patria…”
Asimismo, el texto contiene el discurso de inauguración que pronunció el licenciado Rubén Licona Ruiz, primer rector de la UAEH.
La vida de la universidad se recreó con los actos del Centenario de la institución, celebrado el 3 de marzo de 1969. En esta fecha el otrora rector Juventino Pérez Peñafiel hizo un recuento de la vida educativa a lo largo de 100 años.
Datos importantes contiene la investigación de Rafael Arriaga Paz al hacer una semblanza de hechos del tercer rector Jesús Ángeles Contreras y del cuarto, el ingeniero Carlos Herrera Ordoñez.
Importante arreglo dedica al mensaje del segundo decano de los maestros de universidad, el médico Alberto Zoebisch Sánchez.
El libro incluye una serie de fotografías, planos y costos
de construcción.
Parte central de Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Monografía. Segunda parte 1937-1978 se dedica a la organización interna de la UAEH. Arriaga recopila acuerdos del Honorable Consejo Universitario, fechas de creación y personas que estuvieron al frente de departamentos tales como el de personal, de fomento deportivo, de computación y sistemas, de información y estadística, de asesoría jurídica, de prensa y difusión, de proyectos, obras y conservación, el departamento general de bibliotecas y la dirección general de planeación.
También podrán encontrarse antecedentes históricos y programas académicos de los institutos y escuelas
de Ciencias Exactas, Ciencias Sociales, Ciencias Económico Administrativas, Medicina, Odontología, Trabajo Social y Enfermería.
El autor hace una interesante mención de la Asociación de Maestros de Medio Tiempo y Tiempo Completo, algunos líderes del Instituto Científico y Literario, el ITLA y de la UAEH.
El texto concluye con el tema de la construcción de la Unidad Universitaria, hoy Ciudad del Conocimiento.
Sin duda, una obra recomendada para su lectura para incursionar en temas de la historia y el desarrollo de nuestra casa de estudios.

Comentarios