“Los grandes incendios nacen de las pequeñas chispas”
Cardenal Richelieu

Un grano de arroz, melaza o trigo en potencia es una gota de vodka
Trigo o cebada; cerveza o whisky
del arroz el sake,
de la piña el tepache
del maíz, néctar para la psique.

Nuestra mirada es testigo de crímenes de guerra, la Carta de las Naciones Unidas es atropellada por intereses de poder y no de humanidad, se ponderan las posiciones y no las cifras del asedio. Inglaterra, Francia y Estados Unidos en especial no quitarán su intervención sin antes cumplir con sus objetivos, Nikkie Haley, hizo mención la embajadora de Estados Unidos ante la ONU respecto a la situación de Siria.
En esta ocasión viajaremos hacia la desolación ocasionada por una pequeña chispa de fuego.

Nueva York 1776 y 1835

El 21 de septiembre de 1776, las fuerzas británicas ocuparon la ciudad de Nueva York. Ese mismo día, un incendio estalló en la ciudad y los fuertes vientos extendieron rápidamente las llamas entre las edificaciones. Al culminar, el siniestro había consumido entre 400 y 500 edificios, un cuarto de la ciudad. Se dice que el fuego fue ocasionado por rebeldes estadunidenses quienes preferían ver a su ciudad hecha cenizas antes que bajo el poder inglés.

Londres 1212 y 1666

El incendio de 1666 ha quedado registrado en la historia del Reino Unido como el más devastador de dicho país. Con un total de dos días de duración, el incendio destruyó 13 mil 200 casas, 87 iglesias y decenas de edificaciones importantes para la ciudad. Aunque en su momento la cifra oficial de muertos arrojaba un total de seis finados, hoy se sabe que en esa lista no figuraba la gente pobre. Además, los expertos aseguran que, por la intensidad del fuego, muchos cuerpos pueden haberse reducido a cenizas literalmente, por lo que tampoco fueron contabilizados. Los problemas sociales y económicos originados por el desastre fueron abrumadores.
Roma 64 dC

Durante cinco días, Roma fue consumida por el fuego ante los ojos de Nerón, el emperador de la época. Según el historiador Tácito, de los 14 distritos de la ciudad, cuatro fueron completamente devastados y otros siete quedaron severamente dañados. Luego del incendio, muchos cristianos fueron perseguidos pues Nerón los culpó de haber iniciado el fuego.

San Francisco 1906

El 18 de abril de 1906, un fuerte terremoto azotó San Francisco. Como consecuencia, se inició un incendio que devastó la ciudad. El principal problema fue la muerte de Dennis Sullivan, el jefe de los Bomberos, quien falleció a causa del sismo. Sin él, los hombres de rojo no supieron que hacer para controlar las llamas y solo lograron avivar el fuego. Además, una mala jugada del gobierno los había dejado sin las herramientas necesarias para desarrollar una mejor función ante tremenda catástrofe. 3 mil personas muertas y 25 mil edificios destruidos fueron parte de todo el dolor que el incendio dejó a esa ciudad.

Continuará…

FB: El Séptimo Estado

Comentarios