Mover la energía (tercera parte)

423
Siria

J Manuel Mata

Nuestra mirada es testigo de crímenes de guerra, la Carta de las Naciones Unidas es atropellada por intereses de poder y no de humanidad, se ponderan las posiciones y no las cifras del asedio. Inglaterra, Francia y Estados Unidos, en especial, no quitarán su intervención sin antes cumplir con sus objetivos; la embajadora de EU Nikkie Haley hizo mención ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) respecto de la situación de Siria.

En esta ocasión viajaremos hacia la desolación ocasionada por una pequeña chispa de fuego.

Tokio, 1923

El primero de septiembre de 1923, un sismo de 7.8 grados azotó la ciudad de Tokio, Japón. En total 105 mil 385 personas murieron y otras 37 mil fueron registradas como desaparecidas. Muchas de las víctimas perecieron a causa de los 88 incendios ocasionados por el sismo y que se extendieron rápidamente a toda la ciudad, gracias a vientos de un tifón. El fuego duró dos días y destruyó 570 mil hogares.

Chicago, 1871

El 8 de octubre de 1871, un establo de madera sucumbía ante el fuego. Minutos más tarde, todo Chicago se había convertido en un verdadero incendio; 300 muertos, 100 mil personas sin hogar, 17 mil edificios destruidos y una pérdida de 200 millones de dólares fueron el resultado de esa catástrofe. Cuando el fuego fue controlado, inició la reconstrucción de la ciudad. Así aparecieron los armazones de acero, los rascacielos y las grandes ventanas horizontales que han convertido a Chicago en una ícono mundial de la arquitectura moderna.

Boston, 1872

El haber devastado el centro de Boston y varios de los distritos financieros de la ciudad convierte al incendio de 1872 en uno de los peores registrados por EU. Como resultado del incendio, millones de ciudadanos quedaron sin trabajo, cientos de negocios tuvieron que cerrar y 12 compañías se vieron obligadas a declararse en banca rota; 776 edificaciones y 20 personas se convirtieron en ceniza.

Texas, 1947

Un buque que cargaba 2 mil 300 toneladas de un químico altamente inflamable explotó cerca de la ciudad de Texas, EU, en 1947. Inmediatamente, un incendio consumió la ciudad y dejó un aproximado de 600 personas muertas y mil edificaciones destruidas.

Noruega, 2014

Al menos 23 casas fueron destruidas por el fuego y 52 personas tuvieron que ser atendidas en hospitales de la región, aunque no hubo heridos graves ni desaparecidos. La Policía evacuó el centro de la ciudad, que tiene mil 200 habitantes. Laerdalsoyri, ubicada en el distrito de Laerdal en Noruega, tiene 161 edificios protegidos y es considerada un bien patrimonial (https://listas.20minutos.es/lista/los-incendios-mas-famosos-de-la-historia-281026/).

Los orígenes de los incendios son siempre un misterio, pero la única verdad es que provocan el movimiento de todo a su alrededor y si se tiene el coraje, pueden volverse a contar los días después de una devastación así. Sin embargo, se invierten millones de dólares en acciones para ejercer el control de la población desde el hambre, como el bloqueo económico en Venezuela, la guerra silenciosa de América Latina o la masacre como el caso de Siria; solo en la justicia ejercida por líderes con autoridad moral podrán consolidarse los acuerdos necesarios que los políticos incompetentes no encontraron, por lo que decidieron el camino de la cobardía y no de la diplomacia para cumplir con sus objetivos. Son esas pequeñas discusiones, que tanto ellos como nosotros tenemos día con día, las que encienden la mecha de lo que más tarde puede convertirse en un incendio que no solo termina con nuestras relaciones, sino también con el patrimonio cultural material e inmaterial que nos circunda. ¿Usted cuántos incendios ha provocado con el fuego de sus discusiones sinsentido en toda su vida?

¿Acaso le han dejado algún bien?

 

FB: El séptimo Estado

Comentarios