Beirut.- Al menos 43 personas, de las que 36 son familiares de yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), murieron ayer en la provincia siria de Deir Ezzor (este) en los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos, informó una organización no gubernamental (ONG).

“Al menos 36 civiles, 17 de ellos niños, murieron al amanecer en ataques de la coalición contra el Estado Islámico en la aldea de Abu el Hosn, controlada por el grupo yihadista, en la provincia de Deir Ezzor”, informó a la AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) Rami Abdel Rahman.

Además, otras siete personas fallecieron, aunque aún se desconoce si eran civiles o combatientes.

“Se trata del balance más alto desde que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) comenzaron el 10 de septiembre una ofensiva” contra el último foco de resistencia del Estado Islámico en esa zona fronteriza de Irak, afirmó Abdel Rahman.

La coalición liderada por Washington interviene en apoyo a los combatientes turcos y árabes de las FDS, encargada de la ofensiva terrestre.

Comentarios