Un muerto y 26 heridos por Eleanor

70
tomerta

París.-

La tormenta Eleanor, que azota media Francia apenas unas horas después del paso de otro temporal conocido como Carmen, provocó ayer la muerte de una persona y dejó heridas al menos a 26, cuatro de gravedad, además de dejar más de 200 mil hogares sin electricidad durante horas y causar problemas en el transporte aéreo y terrestre, tanto en territorio galo como en otras partes de Europa. En Suiza, ocho personas también resultaron heridas al descarrilar un tren a causa de las ráfagas de viento y otra persona más resultó herida en un pueblo de Holanda al caerle encima un árbol.
La víctima mortal francesa fue un esquiador de 21 años que murió en una pista de esquí en Morillon, cerca de la frontera con Suiza, también abatido por un árbol arrancado por las ráfagas de viento causadas por Eleanor y que cayó sobre la pista donde el joven esquiaba con otras dos personas, que no resultaron heridas. Según informó el Ministerio del Interior en la noche de ayer, el balance de Eleanor se completaba con al menos 26 heridos más, cuatro de ellos graves.
En Holanda, donde el viento alcanzó los 130 kilómetros por hora, al menos 252 vuelos fueron anulados en el aeropuerto de Amsterdam-Schipol, al igual que una veintena de vuelos más en el aeropuerto alemán de Fráncfort. El tráfico aéreo también permaneció suspendido durante varias horas en los aeropuertos franceses de Estrasburgo y Bâle-Mulhouse.
El servicio meteorológico Météo France advirtió que los vientos fuertes, incluso “violentos”, continuarán y se desplazarán a lo largo de las horas con un rumbo sur-este hacia Córcega, donde prevén ráfagas de hasta 200 kilómetros por hora en algunas zonas antes de que Eleanor se disuelva, en la tarde de hoy. Hasta entonces prevalece un alto riesgo de avalanchas en Alta Saboya y Saboya y de inundaciones por marea alta en varios puntos del norte y noreste del país, donde se prevén fuertes lluvias.
Eleanor es la cuarta tormenta que afecta a Francia desde el 11 de diciembre, después de Anna, Bruno y, el pasado lunes, Carmen.

Comentarios