Un muerto, foráneos, curiosos y cámaras en los XV años de Rubí

814
XV

San Luis Potosí.- Miembros de un club de motoristas de la Ciudad de México, latinos residentes en Estados Unidos y curiosos de la localidad La Joya, entre tantos otros, mostraron ayer la peculiaridad del fenómeno Rubí Ibarra, la quinceañera que se hizo viral en redes sociales con su fiesta de cumpleaños.

No fueron las 1.3 millones de personas que afirmaron que asistirían en la convocatoria de Facebook, pero más de un millar sí acudieron a la celebración, consistente en una misa y una comida en la localidad La Joya, en el municipio de Villa de Guadalupe de San Luis Potosí.

“Felicito a las personas y a las comunidades porque gracias a este evento ya los conocen hasta en las partes más distantes de la Tierra, hasta en Nepal”, indicó Alberto Sumarán, un pensionado de California, Estados Unidos, con raíces en el estado de Durango.

A sus 67 años y acompañado de su mujer, sin perder un ápice de buen humor e incluso imitando el acento español, explicó que habían viajado en autobús desde Los Ángeles, Estados Unidos, en un trayecto que duró más de 35 horas.

Su testimonio es parecido al de otros estadunidenses de origen mexicano que aparecieron ayer en el diminuto poblado de apenas dos decenas de casas, con una carretera que lo atraviesa y calles sin asfaltar, que fueron ocupadas por un centenar de vehículos llegados de distintas partes.

Emocionadas, Betty y Claudia Rodríguez, madre e hija provenientes de Houston, Texas, que tienen conocidos en la localidad, llegaron en “troca”.

Afirmaron que la quinceañera, a quien habían dado un regalo a primera hora de la mañana, estaba “contenta pero nerviosa”, y le desearon una buena celebración, porque tal y como recordó Claudia, esa es “una fiesta muy bonita”.

Si su presencia sorprende, más todavía lo hizo un grupo de 10 motoristas, hombres y mujeres, con ropas de cuero con nombres grabados como “Los hijos de la chingada”.

Fueron desde la Ciudad de México y pensaron en la fiesta de quince años de Rubí como la excusa perfecta para descubrir esa parte del país, a unas seis horas de la capital mexicana.
José Luis Berástegui, oriundo de Villa de Guadalupe, dijo que allí están “muy contentos” por la familia de Rubí, conformada por su padre Crescencio Ibarra, a quien apoda Chencho, e Ana Imelda García.

Rubí se convirtió en un fenómeno viral luego que hace apenas un mes la joven apareciera, junto a su madre y padre, en un video en el que el hombre animaba a las personas a asistir a su fiesta.

Visiblemente asustada por la presencia de tantos focos, la quinceañera se dirigió al altar, donde el párroco le conminó a no dejarse seducir por el “ruido”.

Posteriormente, tal y como los padres de la joven anunciaron, el más de millar de invitados que acudió pudo comer arroz, frijoles y carne de puerco con tortillas, antes de trasladarse a una hacienda de la localidad aledaña, Laguna Seca, para presenciar una carrera de caballos para aficionados, conocida en la región como “chiva”, así como el tradicional baile.

Por la noche, la Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí informó que en la carrera que se realizaba en Laguna Seca, dos personas ingresaron a los carriles y fueron arrolladas por los equinos, por lo que resultaron lesionadas y fueron trasladadas a un hospital de Charcas, pero uno de los heridos murió en el trayecto.

El fallecido respondía al nombre de Félix, de 66 años, con domicilio en Jesús María en Villa de Guadalupe.

La otra persona lesionada de 34 años es una mujer con domicilio en el Estado de México, quien se encuentra en atención médica, con fractura de una pierna.

Comentarios