MUJERPachuca

Los “Sones de Tlahuitoltepec” a cargo de la Banda de Música Antequera de la ciudad de Oaxaca iniciaron luego de que una María Sabina representada magistralmente por Alicia Ahumada entrara en medio del escenario del Gota de Plata.
Los bailarines, todos ellos estudiantes del Instituto de Artes (IA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), entraron en medio de los ritmos típicos oaxaqueños con coloridos vestuarios bailando “El Tona”, en el primer acto del montaje Mujer espíritu, vida y misterio.
La alegría siguió con el “Pueblo mazateco”, todo representando al estado de Oaxaca, mismo que se sintió más cuando la “Canción mixteca” sonó en todo lo alto, bailarines con colores vivos en sus vestuarios montaron una corografía al estilo contemporáneo, dejando ver al fondo mosaicos de flores.
La “Raza itsmeña” apareció para abrir el segundo de cuatro actos con sones de la región y bailes llenos de ritmo, y entonces las tehaunas brillaron en medio del ambiente de fiesta creado con los bailes, la cerveza y las parejas moviéndose al son del fandango.
La fiesta llegó a su máximo esplendor cuando figuras gigantes aparecieron para unirse al festejo en donde coronaron a su reina al ritmo del “Son Calenda” y “Sones de Pinotepa”.
La música continuó con las coreografías llenas de color y alegría para luego dar paso a la sanación del espíritu, con “Nueve hierba” de Lila Downs; la mujer espíritu surgió y comenzó el rito de sanación con los “Rezos de Sabina” oyéndose al fondo.
El “Sueño de los alebrijes” y la “Danza de diablos” dieron lugar al “Camino a Mitla” con las notas de “Dios nunca muere” de Macedonio Alcalá, el sincretismo se hizo presente con una atmosfera que evocaba un trance espiritual, todo enmarcando la vida de la mujer sanadora, la vida de María Sabina.
Luego del espectáculo, se presentó “Tauro… patía, ¿tradición o maltrato?”, un montaje de estudiantes de ultimo semestre en el que los principales ingredientes son el toro como animal icónico de diversas culturas, en contraste con una crítica hacia la tauromaquia, todo ello acompañado por música del Mariachi Cultural de la UAEH.

Misticismo

  • Estudiantes
    del IA de la UAEH entraron en medio de los ritmos típicos oaxaqueños con coloridos vestuarios bailando “El Tona”
  • El sincretismo
    se hizo presente con una atmosfera que evocaba un trance espiritual, todo enmarcando la vida de la mujer sanadora, la vida de María Sabina

MUJER MUJER

Comentarios