Estefanía Mera Ortiz

Continuamos cediendo el espacio para que varias mujeres escriban en conmemoración del Día Internacional de la Mujer. En esta ocasión, Estefanía Mera Ortiz nos regala su audaz pluma con el siguiente texto:

Vivir y afrontar la situación que actualmente se da dentro de nuestro México y sociedad con base en estereotipos marcados en la mujer, ya no es nada sencillo, al contrario, nos complicamos y angustiamos; aferrándonos a sufrir debido a las pérdidas, sufrimientos, fallas y miedos. Somos lo que hemos heredado hasta que conscientemente decidamos romper aquellos patrones que se han marcado. Hay una gran diferencia entre rendirse y saber que ya fue suficiente.

Realizamos una constante búsqueda de justicia por medio de análisis, exigencias y cuestionamientos sobre distintos casos que están rompiendo y debilitando la identidad e integridad que persiste en la mujer; eso está provocando que se crea que la mujer es un ser débil e inseguro, a tal grado de apoderarse de ella, tal como se hace con un objeto, incapaz de levantar la voz por sí misma en cuestión de una búsqueda de justicia, seguridad e igualdad; creyendo que esa le pertenece a la sociedad y que por lo mismo debe de aferrarse y aproximarse lo más que pueda a las normas y exigencias; perdiendo así su autonomía y gran parte de su identidad; a tal grado que se llega a pensar que a la mujer se le debe de cuidar de la misma sociedad.

Pensamos, creemos, dudamos y expresamos nuestras inquietudes, pero hemos dejado de actuar, ya que muchas veces nos hemos bloqueado y vivimos con miedos e inseguridad dentro de nuestra misma sociedad. ¿Qué está pasando con nuestra sociedad? ¿En qué nos estamos convirtiendo?

La mujer es un ser total, capaz de creer, vivir, pelear, defender, dudar, crear, impactar, y sobre todo, innovar dentro de la sociedad por el simple hecho de ser un ser humano pensante y competente frente a la vida. Se le hace pensar que al actuar por sumisión, muestra sensibilidad y agrado por la sociedad, lo cual le imposibilita el desarrollo de su identidad como un ser total.

De igual manera, es impactante cómo ya es tan sencillo agredir a una mujer por la calle por medio de los típicos piropos, o bien, tomándole fotografías que sobrepasen los niveles de mirarla como un objeto, o bien, un “modelo”.

Los tiempos han cambiado, antes se creaban piropos agradables como una oda a la mujer, se le admiraba por la fuerza, amor, valentía y calidez que transmitía, a su vez, por medio de una mirada, acción o sonrisa.

La mujer era considerada una poesía que se iba construyendo. Ahora son las reglas estereotipadas las que la van construyendo.

Ser mexicana tiene un gran significado dentro de nuestro ser y persona, es mucho más que vivir luchas, enfrentamientos, peleas, debates, desafíos, ataques e incertidumbres. Ser mexicana es vivir bajo paradigmas sociales, y a pesar de ello, ser nosotras mismas defendiendo nuestra persona, cultura, ideas, creencias, es disfrutar de la vida y de la belleza que trae consigo; es ser feliz.

La base de cada cultura y grupo social debería ser el respeto, tolerancia y amabilidad hacia los demás, todo eso en cualquier lugar o parte del mundo en la que nos encontremos. Vivimos tiempos difíciles que repercuten en nuestras acciones, ideas y creencias.

Y tú, ¿cómo concibes a la mujer dentro de nuestra sociedad?, ¿cómo un ser total o como un objeto?

No se puede encontrar la paz evitando la vida, ser fuerte se ha vuelvo una prioridad.

Mujer

Comentarios