Mujeres cantan a las que ya no están

394

ANA KAREN GUZMÁN SERVÍN

¿Te imaginas que alguna conocida desaparezca y las autoridades no hagan nada? eso se vive cotidianamente en México

Actopan.- ¿Te imaginas vivir con el miedo de salir de casa y no volver? Ese es el sentir de las mujeres de México ante la inseguridad que se vive todos los días ¿Te imaginas que alguna conocida desaparezca y las autoridades no hagan nada? eso se vive cotidianamente.

¿Te imaginas que atrapen a tu violador y se imponga la impunidad? así es México. Es inevitable sentir rabia al escuchar sobre los múltiples casos que se presentan en el país. Las mujeres están cansadas y hoy alzan la voz.

Recientemente integrantes del Grupo Violeta junto a la fundación Eva & Lilith protestaron en la explanada de la presidencia municipal de Actopan.

Era mediodía. De un auto clásico bajaron mujeres encapuchadas vestidas de negro, representaban el dolor de miles. Caminaron decididas y orgullosas de lo que estaban a punto de hacer. El Sol quemaba la piel. Debilita a cualquiera menos a ellas.

Bajan bolsas de aquel auto anaranjado, parecen pesadas, pero pesa más la muerte de las mujeres asesinadas en México. Las nueve activistas ponen manos a la obra. Rocían el aserrín por el suelo, otras sacan las cruces de las bolsas y unas más colocan flores.

A lo lejos se nota unidad, el entusiasmo y la decisión. Pasan los minutos, algunas compran flores para la ofrenda dedicada a las que ya no están. Se integran más. La sororidad en su máxima expresión.

Cada cruz tiene el nombre de las que fueron asesinadas en Hidalgo. Encima flores y veladoras. Los zapatos colocados debajo de las cruces son símbolo de haberles perdido el rastro.

Dan las 14:30 horas. El Sol hierve, como hierve la sangre cada que nos arrebatan a una. Toman el micrófono y comienza el discurso. Una habla por todas, sin miedo repasa las injusticias. Sus ojos gritan.

Mujeres pintan el suelo con gises hincadas trazan líneas para comunicarse “Existen 10 feminicidios al día en México (ONU, 2020) Por eso todos los días son de muertas” se lee en un extremo que llama la atención de las personas que transita en ese momento.

El grupo danza, se detiene por un momento hay un gran silencio, todos prestan atención, comienza el performance con la canción “Llorona”, solo cuatro mujeres se posicionan en el escenario, se les nota la tristeza, hay pesar en sus movimientos, se arrodillan frente a las cruces reflejando la pena que les provoca saber que hay mujeres que hoy no están.

La tarde llora, las personas quedan impactadas, es un escenario fuerte.

Al finalizar se entonan otras canciones. Las mujeres encapuchadas están sentadas frente al escenario, escuchan las canciones y sintiéndose orgullosas por lo que han logrado, las melodías cesan, las personas se dispersan, las mujeres toman un descanso.

El sol se oculta. La tarde se tiñe de color salmón, no es un día común. Las manifestantes encienden velas detrás de cada cruz para iluminar el camino de sus muertas.

Cae la noche, el lugar se encuentra solo, casi no se escuchan pasos de personas en el lugar, pero eso no detiene a las mujeres quienes toman una guitarra y comienzan a cantar para recordar que todos los días son días de muertas.

“Que tiemble el Estado, los cielos, las calles, que teman los jueces y los judiciales, hoy a las mujeres nos quitan la calma, nos sembraron miedo, nos crecieron alas.”

Se escucha con fuerza la voz de quienes demuestran que Actopan ya no se calla.

Comentarios