Tlaxcoapan.- Hoy, al cumplirse el séptimo día de huelga de hambre del exalcalde Miguel Ángel López Hernández, se sumarán varias mujeres al ayuno con el fin de que el gobierno estatal dé respuesta a las peticiones que desde hace varios meses encabeza el exedil.

Desde el 2 de abril, López Hernández inició una huelga de hambre a un costado del centro de salud, justo donde empieza la construcción de la calle que hace unas semanas puso en marcha la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (SOPOT).

Quien fuera alcalde de Tlaxcoapan y la autodenominada comisión de ciudadanos tlaxcoapenses defienden ese tramo, pues afirman que el predio es parte de una donación que se hizo para la ampliación del centro de salud.

De acuerdo al proyecto, para el gobierno del estado la apertura de la calle es necesaria para comunicar varias localidades del municipio, sin embargo, el exedil y los ciudadanos afirman que el proyecto se pretende realizar únicamente para beneficiar a la empresa harinera Munsa.
En 2011, el gobierno municipal legalizó la donación del predio en el que se ubica el centro de salud, con el compromiso de que se ampliara en infraestructura. El donativo se hizo a la Secretaría de Salud quien, hasta el momento, no ha emitido un pronunciamiento al respecto al conflicto.

Más tarde, el municipio, en coordinación con autoridades estatales, decidió en 2017 abrir un camino y reducir el espacio del centro de salud. Según la organización de vecinos, desconocen los términos del convenio ya que no han tenido acceso al expediente.
Pese a que se llevaron diálogos, donde se alcanzaron acuerdos, esos aparentemente se han violado, y no hay una respuesta clara por parte del gobierno del estado.
A una semana de haber iniciado la huelga de hambre, el gobierno del estado ha ofrecido que el camino se termine de construir, pero sin ser abierto hasta que se realice la construcción de la propuesta alterna, es decir, el predio que un ciudadano donó como otra opción vial.

Para el exalcalde, las propuestas no son satisfactorias para la población, ya que de cualquier forma se disminuiría el terreno del centro de salud. El dos veces presidente municipal de Tlaxcoapan reconoció que la medida fue radical, sin embargo, era la última carta, ya que hace ocho días se estaba a punto de cerrar e iniciar la pavimentación, lamentó que los emisarios del gobernador se presenten con ofertas limitadas.
Otra propuesta que le han hecho es que levante el plantón y se traslade a la capital el estado para hacer un acuerdo final, “pero sin considerar que el municipio se le debe de otorgar una especie de indemnización por el terreno tomado”.
En ese sentido, afirmó que no cesará en su lucha, pese a que su salud comienza a deteriorarse, ayer, manifestó, un hormigueo comenzó a presentársele en todo el brazo izquierdo, ha perdido peso de manera considerable en los últimos días, bebe tres o cuatro botellas de suero durante el día.
Constantemente su salud es revisada, hasta ayer su salud se encontraba regular, lo cual festejó pese al esfuerzo. Descartó la promoción de la violencia y que su decisión sea política o como parte de un conflicto personal.
Lamentó que durante la noche algunas personas pasen provocando y agrediendo verbalmente, por lo que solicitan resguardo ya sea de la Policía municipal o estatal. Por la tarde de ayer y en asamblea, poco a poco se fueron sumando las mujeres que hoy adoptarán un ayuno de 24 horas.

Comentarios