La menopausia se define como el cese permanente de la menstruación, determinado de manera retrospectiva después de 12 meses consecutivos de amenorrea, sin causas patológicas. Se presenta en mujeres entre los 45 y 55 años; en México se ha visto que en promedio aparece a los 48 años.

La osteoporosis se define como un trastorno esquelético caracterizado por el compromiso de la fuerza del hueso que predispone a una persona a tener un riesgo aumentado de padecer una fractura. La prevalencia de osteoporosis y la incidencia de fracturas varían de acuerdo con la edad, sexo y etnicidad. La mujer postmenopáusica experimenta casi tres cuartas partes de todas las fracturas de cadera y tiene la incidencia más alta de fracturas ajustadas a la edad. Pocos años después de la menopausia la mujer pierde rápidamente masa ósea, lo que la coloca en un riesgo alto de fracturas.

En México la prevalencia de la osteoporosis varía entre el 16 y 19 por ciento en mujeres posmenopáusicas mayores de 40 años, en consecuencia, existe un incremento de fracturas de osteoporosis a partir de la quinta década de vida. La osteoporosis es una enfermedad que produce en los pacientes un aumento de la mortalidad generando en ellos un deterioro de la calidad de vida.

Esto conlleva a un importante consumo de recursos socio-sanitarios de todo tipo, aunque la causa de ese deterioro de la calidad de vida se debe en su mayor parte a las fracturas, la sensación de tener una enfermedad crónica que precisa de un tratamiento a largo plazo, condiciona que la depresión sea más frecuente en las pacientes afectadas de osteoporosis.

La menopausia es la causa principal de osteoporosis en las mujeres, debido a la disminución de los niveles de estrógenos. La pérdida de estrógenos por la menopausia fisiológica o por la extirpación quirúrgica de los ovarios, ocasiona una rápida pérdida de hueso.

Existen también diferentes enfermedades o medicamentos que pueden provocar la osteoporosis. Las mujeres tienen una menor masa ósea que los hombres; en este ocurre también la pérdida de masa ósea y se llama andropausia, es mucho más tardía que en la mujer y con una sintomatología menos florida, los huesos del hombre se caracterizan por adelgazamiento trabecular, debido a una reducción en la formación ósea; lo anterior predomina sobre la resorción aumentada y la perforación trabecular (poros) característico de la osteoporosis en las mujeres postmenopáusicas. La pérdida de hueso ocasiona una menor resistencia del mismo, que conduce fácilmente a fracturas de la muñeca, columna y cadera.

Se considera la osteoporosis una enfermedad silente, que cuando aparecen los síntomas ya está totalmente instalada en el organismo, el motivo de consulta más frecuente es el dolor de espalda, el comienzo puede ser insidioso o repentino, a continuación de un traumatismo.

Se ha demostrado que la falta de actividad física en las mujeres, el sedentarismo, la mala alimentación, debido a su trabajo y actividades diarias, producen una mayor descalcificación en mujeres en edad perimenopáusicas o menopáusicas. La realización de una densitometría ósea a una edad temprana podría ayudar a la prevención de osteoporosis o en su defecto si se tiene osteopenia dar indicaciones para su retraso.

perimenopáusicas y menopáusicas

Comentarios