Multa Profeco a Hotel Independencia; el establecimiento alista acciones legales

692
hotel

Pachuca.- La delegación estatal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) impuso una multa de 80 mil pesos al Gran Hotel Independencia por el uso de extranjerismos como check in, check out y pax, por lo cual el establecimiento alista acciones legales en su defensa, la primera es interponer un recurso de revisión ante la dependencia.

Así lo informó la gerente del establecimiento y presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles de Hidalgo, María del Ángel Sánchez, quien calificó el asunto como “un hecho sin precedentes” en la hotelería no solo local, sino nacional.

La dirigente consideró que dicha sanción es excesiva e injusta. Añadió que la medida tomada por la Profeco también generó un llamado de alerta a la hotelería de todo el país; en tanto, la representación nacional de la asociación ya presentó una queja formal al procurador federal del Consumidor, Rogelio Cerda Pérez.

El viernes, personal de la Profeco notificó al hotel la resolución de la inspección practicada al establecimiento en junio, la cual, afirma la gerente, tiene una serie de errores que ya fueron detectados por su departamento legal.

Esperan que el recurso de inconformidad proceda con la obtención de la “la nulidad lisa y llana” por parte del organismo, pero de no ocurrir así, los abogados procederán a presentar el caso ante el Tribunal Fiscal Administrativo.

“Contamos con todo el apoyo de la Asociación Nacional de Hoteles y Moteles y de las delegaciones de la asociación en el país; vamos a recurrir a cuantas instancias legales sean necesarias para evitar esta injusticia e ilegalidad”, declaró.

Destacó que la delegación de la Profeco multó al lugar con el argumento de que el recurso de inconformidad no fue entregado en tiempo y forma, “pero nosotros tenemos la documentación firmada y sellada de recibido, que demuestra lo contrario.”

Los hechos ocurrieron el 8 de junio, cuando el verificador Gonzalo Trejo se presentó en el hotel para investigar una queja presentada vía Internet por una persona que argumentaba que no le fue respetada una reservación.

La administración del hotel demostró con pruebas que dicha falta no existió, sin embargo, el verificador observó las oficinas hasta encontrar la supuesta anomalía, es decir, el uso de palabras en inglés, mundialmente utilizadas en la hotelería, por lo que procedió a colocar sellos de suspensión en el lugar.

En su momento, los sellos indicaban que la suspensión obedecía a que el hotel había puesto en riesgo la seguridad, bienestar y economía de sus clientes.

Comentarios