Multarán con hasta $434 mil a quienes operen en contingencia

614

Pachuca.- De 21 mil a 434 mil pesos serán las multas para las empresas de la entidad con actividades no esenciales que continúen operando durante la tercera fase de la pandemia por el coronavirus (Covid-19); además, será notificada a la autoridad sanitaria para que emita las sanciones correspondientes, indicó la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Hidalgo (STPSH), María De Los Ángeles Eguiluz Tapia.

En conferencia de prensa, la funcionaria recordó que el 31 de marzo el consejo de salubridad general publicó el acuerdo donde declaró como emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor al Covid-19, por lo que emitió acciones extraordinarias.

Entre ellas, agregó, estableció la suspensión inmediata de jornadas no primordiales, así como las prácticas que deben observarse de manera obligatoria en los centros laborales que continúan operando por desempeñar actividades esenciales.

Eguiluz Tapia precisó que las inspecciones que realizan derivan de una solicitud de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) el 15 de abril hecha al gobierno del estado, con sustento en el artículo 527 de la Ley Federal del Trabajo, por lo que la dependencia supervisa a las firmas que continúan funcionando y son consideradas como no esenciales.

Además, las inspecciones van dirigidas a los centros que continúan en operaciones esenciales, pero que no están cumpliendo las medidas emitidas por autoridades sanitarias.

La funcionaria señaló que las consecuencias para quienes incumplan las disposiciones serán la imposición de un apercibimiento que puede ser desde 250 a las 5 mil unidades de medida y actualización (Umas), que representan de 21 mil 720 a 434 mil 400 pesos.

Asimismo, la STPSH notificará a la autoridad sanitaria para que emita las penas administrativas correspondientes y dará vista al Ministerio Público (MP) para que realice la investigación por la posible constitución de un delito.

Eguiluz Tapia comentó que una conducta puede traer varias consecuencias jurídicas, por lo que es determinante acatar de las recomendaciones; además, agradeció a las empresas, unidades económicas o centros de trabajo que se han preocupado y ocupado por la seguridad de sus plantillas.

“A las (empresas) que no lo han hecho las invitamos a reflexionar a que atiendan dichas medidas por su propia iniciativa, antes de que la autoridad sea quien exija su cumplimiento”, advirtió.

Actividades esenciales

–Las operaciones necesarias para atender la emergencia sanitaria son todas las laborales de la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sistema nacional de salud

–Las que tienen que ver con seguridad y protección ciudadana; las relacionadas con los programas sociales de gobierno y las necesarias para la conservación, mantenimiento y reparación de la infraestructura crítica que asegura la producción y distribución de servicios indispensables.

Así como los sectores fundamentales de la economía como las financieras, de recaudación tributaria, distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas, generación y distribución de agua potable, industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de comida preparada.

Además de servicios de transporte de pasajeros y carga, producción agrícola, pesquera y pecuaria, agroindustrial, industria química, productos de limpieza, ferreterías, servicios de mensajería, guardias de seguridad privada, guarderías y estancias infantiles, asilos, refugios, centros de atención a mujeres víctimas de violencia.

También telecomunicaciones y medios de información, servicios privados y de emergencia, servicios funerarios y de inhumación, servicios de almacenamiento y las que realizan empresas cuya suspensión pueden tener efectos irreversibles sobre su continuación como la producción de acero, cemento y vidrio.

Comentarios