Münster, una gran oportunidad y una vivencia inolvidable

594
movilidad

Isidro Villarreal Curiel
Westfälische Wilhelms-Universität Münster

Quiero comenzar agradeciendo a todas las personas involucradas en México y Alemania sobre este logro tan grande que fue para mí, fue un poco complicado llegar a ello, pero finalmente se pudo dar, y puedo decir que cuando comenzó mi estancia en Alemania fue algo único en la vida llegar por primera vez a un lugar tan diferente, empezando por los letreros en las paredes marcados con otro idioma y que al verlos me daba cuenta qué tan especial sería el viaje que emprendería.
Ya una vez en la escuela, en verdad disfruté mucho las clases y la compañía de los amigos que conocería, pues con ellos aprendería muchas cosas, al igual que la compañía mexicana con la que viajaba, que eran amigos de mi universidad.
El primer impacto, sin lugar a dudas, fue el idioma, ya que nunca pensé que fuera mucho más complicado que el inglés, pero la universidad de Münster en verdad que todo el tiempo estuvo presente en ese aspecto; las actividades para los alumnos de intercambio me permitieron conocer la escuela, el país y a muchos amigos de tantas partes del mundo y que nunca imaginaría poder conocer. Quiero enfatizar en los amigos que uno hace, pues muchas de las veces uno conoce casi todas las cosas mediante o junto con ellos, y eso es algo que considero muy especial. Pude entender y vivir un poco de la vida alemana y la razón de sus tradiciones, costumbres y manera de hacer las cosas en la vida diaria.
Me encantó poder conocer y vivir en una ciudad en la que el principal medio de transporte era la bicicleta, pues podía ir en bici a donde yo quisiera y sin temor de que pasara algo, me gustó mucho que las personas fueran tan amables, casi siempre. No podría dejar de mencionar que era muy bueno siempre poder caminar por calles tan bonitas y llenas de algo que te hacía sentir muy cómodo, creo que en la comida nunca olvidaré que el pan, la papa y el trigo eran lo más importante y aunque los comí en mil maneras siempre era interesante probar algo nuevo, ya que debido a la diversidad de amigos con los que pasaba tiempo pude probar muchos tipos de comida y de diversas partes del mundo. El viaje en tren fue algo nuevo y una muy padre experiencia de viajar, que es muy útil y puede ser placentera.
Puedo decir que sí conocí muchos lugares y cosas a lo largo de mi estancia que fueron increíbles y me dejaron bastante impresionado, quizá con un muy especial recuerdo, pero sin lugar a dudas Münster fue para mí algo único, pues pude sentirme muy a gusto y cómodo, ya que tenía todo para que fuera muy agradable y nunca olvidaré el increíble calor del verano que sentía cuando llegué; el muy bonito color de los árboles durante el otoño, junto con sus hojas secas puestas donde sea; la lluvia y el clima nublado, que a pesar de eso siempre se podía pasarla muy bien; y finalmente durante el invierno tengo el bonito recuerdo de ver y sentir nevar, muy aparte del frío que sentía.
Creo que podrían ser muchas cosas por las que escribiría sobre lo que viví en Alemania y que quizá no me acordaría en este momento, pero sí quiero decir que me la pase increíble y que nunca olvidaré esto que me pasó y que sin lugar a dudas me ayudó a crecer y aprender más de la vida en muchos aspectos.

Comentarios