Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

El director de Seguridad Pública de Tepetitlán Juan Carlos Vega ofreció su versión de los hechos, luego de que un grupo de al menos nueve personas armadas asaltó a esa corporación, sometiendo a los policías que se encontraban en la comandancia, quitándoles sus armas, cartuchos, radios, celulares y carteras. Según Vega el asalto, ocurrido durante la madrugada del lunes, no fue directamente contra la Policía municipal, sino que únicamente tuvo por objeto hurtar el cajero automático ubicado en el mismo edificio de la comandancia. Ese argumento contrasta con la versión que ofreció a este diario el diputado local Santiago Hernández Cerón, quien narró que días antes del robo a la comandancia de Policía de Tepetitlán, autoridades de los tres órdenes encontraron y decomisaron una importante bodega con hidrocarburo ilícito en la demarcación. Ese hecho hace suponer, explicó Hernández, que el ataque fue una represalia en respuesta al aseguramiento. Además, el diputado expresó que a pesar de que el edil contrató más policías, “la corporación fue blanco de las organizaciones delictivas que están mejor armadas y con mejores vehículos que los uniformados”. Esta última circunstancia es la que deberían atender las autoridades, no solo municipales, sino estatales y federales. Cualquiera que haya sido el motivo del ataque, que exhibió la vulnerabilidad de la Policía de Tepetitlán, el hecho es que la autoridad fue notoriamente rebasada por un grupo criminal. Tanta coordinación, al final, no sirvió para nada ante un ataque que pudo ser perpetrado sin resistencia alguna. En ese punto es donde deben concentrarse las autoridades. Antes de que las bandas criminales rebasen y superen a las instituciones. De filón. La Conagua parece no quitar el dedo del renglón sobre las obras planeadas para el río Tula. Esto, porque pese a la oposición del ayuntamiento y de un sector de la población, la Conagua mantiene maquinaria y personal en las inmediaciones del río.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios